Deportes

Perfil

Daniel Casas: ‘No me da vergüenza taxear para vivir’

Actualizado el 24 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Daniel Casas es uno de los técnicos que ostenta uno de los mejores números en torneos cortos, en los que ha dirigido a tres equipos en seis certámenes.

Deportes

Daniel Casas: ‘No me da vergüenza taxear para vivir’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En su taxi rojo ondea una banderita de Uruguay en el parabrisas, a Daniel Casas más de un pasajero se le ha quedado viendo de reojo, a la espera del momento oportuno para preguntar:

“ ¿Verdad que usted era el que entrenaba a Saprissa?”

Con una sonrisa picara y sin complejos, Casas siempre responde lo mismo con su acento: “Sí, también dirigí a San Carlos y a Pérez Zeledón”.

Por lo general, sus viajes como chofer van acompañados por la tertulia futbolística.

Daniel Casas es uno de los técnicos que ostenta uno de los mejores números en torneos cortos, en los que ha dirigido a tres equipos en seis certámenes.

Tiene un registro de 56 victorias, 30 empates y 40 derrotas.

De carácter confrontativo y tenaz, formado en las calles del barrio Aguada en Montevideo durante la dictadura.

Los nombres de sus nietos, Bayron y Daniel, los que lleva tatuados en sus antebrazos, dejan en claro sus prioridades.

¿Qué ha hecho Daniel Casas después de salir de Pérez Zeledón la temporada pasada?

Para nadie es un secreto que manejo taxis, no me avergüenza, es un medio de vida. A veces manejo yo, a veces maneja mi señora (Marcela Bermúdez); además, tenemos unas inversiones. Lo manejo todos los días, a ratos.

Siempre digo que algunas cosas te iluminan, sin que te sobre nada tratas de que no te falte. Porque ese el objetivo: tratar de que la familia no dependa solo de la pelota, porque la pelota es muy injusta, pero va a volver rápido vas a ver que sí.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Imagen sin titulo - GN

¿Tiene como objetivo regresar al fútbol de Primera División?

La pelota va a volver, nosotros seguimos esperando, no hay problema.

¿A dónde le gustaría volver?

Yo siempre digo que se tienen que dar las condiciones mutuas, a veces uno termina en el lugar menos imaginado. A mí me gustan las cosas bien hechas, me gustan las buenas organizaciones, aunque eso parezca mentira, eso es un anticuerpo mientras me dejan traer a mi preparador físico, José Fagundes que ahora trabaja en Uruguay.

¿Qué metas se ha trazado?

Quiero pasar por los cuatro tradicionales, sin la necesidad de forzar nada, nada más que cuando se me presente la oportunidad demostrar que tengo la capacidad para dirigir, pero son metas. El día que yo pierda la pasión por este tipo de circunstancias no podría hacer más esto.

PUBLICIDAD

¿Entrenaría en el extranjero?

No, yo ya me quedé viviendo aquí en Costa Rica, que quede claro que la plata no es una necesidad yo aprendí a vivir bien con poco. Este año me salieron tres ofertas en el exterior, no fueron malas pero tendría que ser algo extraordinario.

Según declaraciones de varios jugadores que usted ha entrenado como Ariel Rodríguez, Kendall Waston y Néstor Monge usted es un técnico que le imprime tenacidad a sus equipos, ¿por qué pasa esto?

Porque soy directo, porque cuando yo hablo con los jugadores, saben que no los estoy engañando.

¿Cómo nació ese carácter tan aguerrido?

Nosotros nos criamos en la calle, era otra vida, el carácter es un tema del país en el que vivimos, en Uruguay es una forma de vida, es una sociedad difícil, tampoco hay que olvidarse que nosotros crecimos en la época de la dictadura y necesitabas personalidad para salir a la calle en esos días.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Imagen sin titulo - GN

¿En qué momento decidió convertirse en técnico?

Una vez en Uruguay, tenía 25 años, mi entrenador Julio César Pocho Cortez, me dijo “¿Sabés cuál es la ventaja que tengo contigo? que yo adentro de la cancha ya tengo un técnico”, yo sin querer estaba siempre hablando en la cancha, acomodaba a mis compañeros, creo que me cansaba más por hablar que por jugar. Siempre supe que iba a ser técnico, lo que pasa esque te tiene que llegar la oportunidad y te tiene que ir bien.

¿En qué momento alcanzó su madurez como entrenador?

Cuando yo regresé a San Carlos en el 2010, después de cinco años de no entrenar yo le prometí a mi familia que era el momento justo para tener una nueva etapa en mi vida en mi personalidad, hay que palpar mejor los momentos, después de ahí todo lo que ocurrió fue exitoso.

¿Qué busca en un jugador?

Para mí Manfred Russel es uno de los mejores del medio local, sé que tiene algunos anticuerpos con la gente, pero a mí me gustaría explicar en vídeo todo lo que hace Manfred en un partido, recupera, distribuye, tácticamente es excelente, tiene una condición física extraordinaria.

PUBLICIDAD

“En este país se aprecia más al que hace el gol, al intermitente al que toca tres pelotas y hace gol; en cambio, Manfred te toca 200 pelotas pero no hace gol.

Nunca lo vi jugar, pero los que lo vieron aseguran que usted era un volante muy férreo y con buena pegada ¿Cómo se calificaría usted como jugador?

Nunca me viste jugar... No te perdiste de mucho.

  • Comparta este artículo
Deportes

Daniel Casas: ‘No me da vergüenza taxear para vivir’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota