Deportes

El corazón cartago no está acostumbrado a estas emociones

Actualizado el 20 de mayo de 2013 a las 12:00 am

La gran mayoría de la feligresía brumosa nunca estuvo tan cerca del título

Hace 76 años que el Cartaginés no ganaba un partido de una serie final

Deportes

El corazón cartago no está acostumbrado a estas emociones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cartago. Aún la afición celebraba el gol de Mauricio Castillo cuando el drama llegó a la gradería: una aficionada brumosa se desvaneció en medio de la algarabía general del Fello Meza.

La situación no pasó del susto pero sí dejó algo claro: el corazón cartago no está acostumbrado a estas emociones.

Generaciones y generaciones de cartagineses han pasado por el reducto blanquiazul sin presenciar algo como lo de ayer, una victoria inédita para una espera titánica, 73 años de sequía que le quiebran la fe a cualquiera.

Por eso las invasiones de cancha y la celebraciones anticipadas le están permitidas a ellos, porque es difícil contener las primeras emociones, esas que ayer pululaban en cada alma ligada a la empresa brumosa.

Fue una noche mágica para un Cartaginés que vive de estos momentos, de ilusión y de espera, de esa fe casi ciega por alcanzar algo que la mayoría de afición ni siquiera ha vivido.

Nunca antes el equipo de la Vieja Metrópoli había ganado con un 3-1 el primer partido de una final, ni a Herediano ni a cualquiera otro equipo. Es más, nunca había marcado tres goles.

También tuvieron que pasar 76 años para que volvieran a celebrar un triunfo en una serie validera por el título, algo que no pasaba desde aquel 10 de enero de 1937 cuando vencieron al Club Sport La Libertad por la mínima.

Entonces, ¿por qué no celebrar?, si son estos detalles los que alimenta el corazón cartago, lo que hoy tiene a los brumosos más cerca que nunca de convertir ese antiguo sueño en una realidad.

Licencia para la ilusión. Si toda la algarabía del categórico triunfo de ayer ante Herediano no alcanza, la estadística, tradicionalmente enemiga de la causa azul, también va ahora con el Cartaginés.

Nunca antes el equipo que ganó con marcador de 3-1 en la ida de una final perdió el título: lo consiguió Saprissa en ante Alajuelense (1994-1995) y la Liga en dos oportunidades: ante los brumosos (1995-1996) y ante Pérez Zeledón en la temporada 2004-2005.

“Estamos muy contentos porque hemos dado un gran paso, pero somos conscientes de que nos quedan 90 minutos por jugar contra un rival muy peligroso como lo es Herediano. Sabemos que cualquier descuido en su casa de seguro no nos lo van a perdonar”, aseguró ayer Randall Chiqui Brenes.

PUBLICIDAD

La misma línea siguió el discurso del resto de la planilla blanquiazul, consciente hombre por hombre de que dar a Herediano por muerto solo puede ser un error.

Al Team le queda un partido para cambiar el guión y hacer suyo el otro capítulo de esta fiesta; o bien, cargar con el peso de que su rival puso fin a su sequía ante ellos.

Eso será otra historia. Hoy Cartaginés vive y vive, y si ha logrado esperar 73 años, de seguro sabrá hacerlo 90 minutos más.

  • Comparta este artículo
Deportes

El corazón cartago no está acostumbrado a estas emociones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Más sobre este tema

Regresar a la nota