Deportes

La convicción hincó a la mística

Actualizado el 09 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Deportes

La convicción hincó a la mística

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

San Isidro de El General. La convicción de nunca rendirse, de no dar una bola perdida, y mucho menos un partido, fue la que anoche sacó a Herediano del embrollo en que lo metió Pérez Zeledón cuando le empató el juego.

Aquel cabezazo del pequeño Elías Aguilar, cuando el cronómetro registraba el minuto 90, selló la victoria del Team, y lo pone un poquito más cerca de la final.

Aunque en el papel, claro está, por el peso de su plantilla, Herediano debió llevar las riendas del mediocampo, esto solo le resultó durante los primeros 15 minutos, cuando Yosimar Arias e Ismael Gómez hicieron girar el balón.

Ese primer cuarto de hora fue florense, y no solo por el centro, sino también por las bandas, donde Waylon Francis y Derrick Johnson subieron cuantas veces quisieron, pues Allan Miranda y Andrés Castro no lograron contener cada uno de los embates.

La virtud de Johnson para la ofensiva fue la que trajo el primero del partido, ya que de una pelota suya que dio en la mano de un contrario, surgió la falta que Gómez envió al primer palo para que el Víctor Mambo Núñez marcara.

El tanto pareció darle la razón a las dudas por la improvisación sureña que tanto se ha criticado en los últimos días, pues Pérez cambió el técnico hace apenas tres partidos.

Mas, aunque el estratega es otro, los jugadores mantienen la cohesión que les dejó Daniel Casas y poco a poco comenzaron a acorralar.

Ello explica porqué desde el minuto 20 el juego fue otro y porqué Camilo Aguirre, tras un hermoso taco de Luciano Bostal, consiguió un golazo que puso el empate.

La conquista llevó el juego al entretiempo con cierto sabor de “hazaña” local, siempre recordando que el favorito es Herediano.

Y con tal consigna salió el visitante al complemento, ya que a un minuto de la reanudación Gómez logró una joya de gol, de tiro libre, que dejó a Sequeira sin opción.

La conquista encendió al Team y acorraló al Pérez, que al 57’ vio caer el tercero, otra vez de Mambo .

La jugada nació de Elías Aguilar, recién ingresado, quien envió un balón alto que Kendall Waston perdió de vista y que llegó a Núñez, y este solo se volvió y tocó suave.

PUBLICIDAD

Esta tercera anotación, lapidaria en muchas ocasiones, sirvió para que Pérez sacara parte de ese orgullo que lo tiene en semifinales y empujó por el difícil empate.

Primero fue Keilor Soto quien lo intentó, mas su cobro de penal lo repelió Moreira acrobáticamente.

Con más mística que orden, y con cuatro delanteros en la cancha, pues es la receta de Odir Jacques cuando pierde, los sureños consiguieron el 2-3 tras un testarazo de Waston (77’), y, a solo cuatro del final, pusieron la paridad otra vez por cuenta del gigante defensor.

Emocionada y efusiva, la feligresía se levantó pidiendo uno más, pero vino Elías Aguilar y, con convicción, acabó con la ilusión y mística que tuvo Pérez Zeledón.

  • Comparta este artículo
Deportes

La convicción hincó a la mística

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota