Deportes

La alegría del primer día se opacó rápido

Actualizado el 04 de enero de 2013 a las 12:00 am

Deportes

La alegría del primer día se opacó rápido

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         La Liga volvió a las prácticas ayer. Los porteros corrieron y el cuerpo técnico observó. | FRANCISCO BARRANTES P/LN
ampliar
La Liga volvió a las prácticas ayer. Los porteros corrieron y el cuerpo técnico observó. | FRANCISCO BARRANTES P/LN

Alajuela. La alegría del campeón tico de regresar a las prácticas quedó disminuida a tristeza e incertidumbre en unos cuantos minutos. Eso es el poder de una noticia. Una mala, en esta ocasión.

La Liga se entrenó ayer por primera vez luego de obtener el título del Invierno 2012. Todo era normal. Los futbolistas erizos corrían tras la pelota, en medio de las bromas lógicas de los amigos que llevan unos cuantos días de no verse. Al centro del campo, Mauricio Montero, Harold López y Norton Cassol vigilaban.

El que no aparecía era Óscar Machillo Ramírez, el protagonista de esta historia.

Sin embargo, la ausencia no generó ninguna sospecha. Apenas era el regreso a las canchas. No iba a haber nada táctico en lo que el hasta ese momento el técnico rojinegro pudiera meter mano.

Fin del ensayo: futbolistas a cambiarse al camerino, periodistas a esperar a la sala de prensa.

Ahí apareció el Machillo, a eso de las 10:30 a. m., ya sin el cargo. Venía de ponerle la renuncia al presidente Raúl Pinto, algo que en ese instante solo ellos dos sabían.

Ramírez pasó de largo, saludó, sonrió y soltó un “pórtense bien”. Tan común como siempre, pero resultó tan distinto como nunca.

Minutos después, Pinto daba el inesperado anuncio de que los erizos se quedaban sin su estratega más exitoso de todos los tiempos.

“No quería dar estas noticias. La institución está triste pero tiene que seguir para adelante. Óscar Ramírez no continúa”, fueron sus primera palabras.

Noticia. Por un segundo, todos los presentes repartieron miradas de incredulidad. En los que siguieron todos estaban al teléfono dando el reporte inmediato. Fue casi como sucede en las películas.

Las preguntas comenzaron a lloverle al jerarca. Este sobrevivió el aguacero amparado en dos argumentos: que la salida se da por razones personales del timonel y que todavía no piensan en un sustituto.

Afuera, tras la conferencia (que duró unos 20 minutos), lógicamente el Machillo ya se había esfumado. Fiel a su forma de ser, se marchó en silencio. Tampoco contestó en su celular ni se asomó en su casa en Belén. Habrá que esperar más hasta que decida salir a escena de nuevo para conocer su versión.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, los pocos jugadores que quedaban en el Morera Soto caminaban con el impacto aún en el rostro. No era para menos. La familia que criaron por dos años y medio perdió a su padre.

Se intentó hablar con algunos jugadores pero ninguno dio declaraciones. El plantel recibió la orden de no hacerlo hasta hoy, día en que seguramente serán los líderes los que tendrán la voz.

La apuesta más segura es que Patrick Pemberton, Cristian Oviedo o Elías Palma serán los que expresen el sentimiento del grupo, el cual, sin temor a equivocarse, se puede afirmar que es de suma tristeza e incertidumbre.

  • Comparta este artículo
Deportes

La alegría del primer día se opacó rápido

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota