Deportes

Wálter Centeno: 'Toda la gente está a la expectativa y dicen que Paté es un bocón'

Actualizado el 03 de julio de 2017 a las 07:20 pm

El timonel de Grecia afirma que su equipo hará diferencia y mantendrá una filosofía de jugar bien y buscar ganar siempre

Deportes

Wálter Centeno: 'Toda la gente está a la expectativa y dicen que Paté es un bocón'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Wálter Centeno se prepara para debutar como técnico en la Primera División, pero lejos de ser comedido, el Paté afirma que trabaja para ser el mejor con Grecia, apunta alto y pretende mantener la filosofía que le dio éxito en la Liga de Ascenso, con un fútbol de mucha posesión y buen trato de la pelota.

Centeno sostiene que su mentalidad es ganadora, no cree en un fútbol resultadista y considera que puede calar en los jugadores para cambiarlos. Ser directo y frontal con sus dirigidos son los argumentos que utiliza y lejos de sentirse menos por dar sus primeros pasos en la máxima categoría, acepta el reto.

(Video) Wálter Centeno afirma que su equipo no llega a descender

El timonel recalca que sabe manejar la presión y pese a que lo critican por su forma de ser, asegura que tiene lo necesario para manejar el entorno.

¿Cómo vive su cercano debut como técnico en Primera División?

Intensamente. Si hay algo lindo es volver a la cancha y para mí y para Grecia será una gran prueba. Hay mucha expectativa y presión alrededor de lo que puede dar Grecia, así que tengo que saberla administrar y transmitirla al grupo. Todo mundo va a querer ver a un Grecia que juegue bien, así que tengo casi 30 días para poner el equipo a punto.

"No miro colores, solo quiero ganar y es lo que le transmito al equipo. Es un equipo de Segunda que llega a Primera, entonces todo el mundo nos verá para abajo. Sin embargo, a este club tengo que darle un perfil diferente, que juegue siempre pensando en ganar y en grande, no en descender".

Señaló que no quería que Grecia se convirtiera en un cementerio de jugadores, pero contrató a futbolistas mayores de 30 años. ¿Está satisfecho con los fichajes que hizo?

Dije esa frase de que no quiero que Grecia sea un cementerio y tengo que ser congruente, no saqué a ningún jugador del cementerio. Johnny Woodly hizo goles y aportó, Johan Condega no tuvo participación, pero tiene mucho talento, mientras que Yosimar Arias está fuera de forma, pero no se le ha ido el fútbol. Con lo que respecta a Elías Palma, verán a un jugador diferente y Michael Barrantes estaba en Cartaginés y lo verán jugar distinto; ahí es cuando mi frase va a valer.

"El buen entrenador no es el que dirige, es el que cambia al futbolista, el que transmite mucha confianza y lo hace evolucionar y estos jugadores lo harán, entonces no estaban tan muertos, ya los van a ver. Siempre creí en la capacidad del entrenador y en el temperamento, más que en la edad".

En un fútbol tan resultadista, ¿cómo hará prevalecer su filosofía en la Primera División?

La ventaja que tengo es que todos quieren resultados de la noche a la mañana, pero no tengo una junta directiva que me va a despedir si pierdo tres partidos. Por dicha contamos con un cuerpo administrativo que cree en la idea de juego y la vamos a defender. No somos un equipo de emociones o resultados. Sin embargo, los resultados se van a dar porque nuestra fortaleza es el trabajo.

"Douglas Sequeira es un obsesionado en trabajar, nos estamos levantando a las 4 a. m. Nuestro trabajo quedará plasmado en los partidos y aunque nos tocará perder o meternos en un bache, fortaleceremos nuestra idea de juego. Verán un Grecia que jugará igual en casa y de visita, para cambiar lo que la gente quiere, que es el resultado.

¿Empezar contra Alajuelense es especial?

No. Tengo muchas ganas de jugar contra todos. Se ha hablado tanto que toda la gente está a la expectativa y dicen que Paté es un bocón. Voy a esforzarme y el trabajo me dirá si soy un bocón. El que manda es Dios, no la gente.

¿Es muy difícil instalar su idea?

No crea que es sencillo. Todo el mundo habla de jugar bonito, pero eso no existe, lo que realmente existe es jugar bien y es muy difícil. Hay que enseñarlo y espero tener la sapiencia para transmitírselo a mis jugadores.

¿Cómo hace para transformar a un jugador que tiene mucho en el fútbol para que haga lo que usted quiere?

A punta de hablar con él y convencerlo. Creo más en el convencimiento que en lo que diga la gente. Hay que llevarlo a la cancha, reflejarlo y demostráselo al jugador. En el caso de Yosimar Arias, tiene un potencial que ni él mismo se ha dado cuenta, pero no maduró antes en los equipos o tal vez no encontró una alegría de jugar. Tiene 30 años, está a la mitad de la vida y si él se vuelve responsable, se cuida su cuerpo, su alimentación y entrena normal, les garantizo que puede dar ese plus. Tengo que convencerlo, calar hondo y decirle que está gordo, porque los atletas deben estar en su punto. Así no puede jugar y debo decirle la verdad en la cara, así se trata a un futbolista.

¿Yosimar Arias lo entendió?

Tiene un trato conmigo. El 30 de julio debe estar en forma y si no llega en forma, no juega. Debe perder un montón.

Dentro de la planificación que tiene, ¿los resultados se verán hasta el segundo torneo?

Por lo que vivimos en la Segunda, me quedó demostrado que el trabajo acumulado y bien estructurado da el resultado. Puede ser que Grecia empiece bien y a media temporada tengamos un bache, que es algo que todos los equipos lo tienen por la curva de rendimiento normal. Ahí es donde debe salir el espíritu del equipo.

Sin embargo, es muy diferente la Liga de Ascenso a la Primera, donde hay dos campeones por año.

No pasa nada, ¿si arrancamos bien y en seis meses salimos campeones? Yo me vuelo, porque trabajo para ser el mejor, aunque puede que otros estén por encima. Trabajo con mi equipo para inculcarle algo ganador. No crean que somos la segundita que viene a descender.

"Si quieren me tachan que vamos a descender, los invito a que me pongan esa etiqueta porque así les meto más a mis jugadores. Ahí es donde trabaja el aspecto mental del técnico a los futbolistas".

¿Quién le enseñó esta filosofía de fútbol?

Hay dos que me dijeron que debía confiar plenamente en mi talento y que si protegía mi talento y me olvidaba de otras cosas, todo me iba a salir. Al final de mi carrera me di cuenta que era verdad. Geovanni Alfaro y Alexandre Guimaraes siempre me dijeron que debía ser fiel a mi estilo y ahí está. Gracias a Dios salí ileso del fútbol y le agradé a la gente, que es lo más importante.

Quiere que su equipo juegue buen fútbol, ¿cómo hacer para que la cancha de su estadio esté bien?

Tuve muchos problemas con la Municipalidad de Grecia porque les dije que cerraran la cancha. El estadio no nos pertenece a nosotros y ahí jugaba todo el mundo. De lo contrario la van a destruir y mi lema es que con cancha buena, juego bien. Para mí es una exigencia. Ya cerramos la cancha y ahora dependemos de la Municipalidad, así que ojalá ellos se comprometan con nosotros.

"Lo verán en todos los partidos, la cancha a ras de piso y ojalá la puedan mojar. Para mí el espectáculo va a estar primero y el resultado vendrá por añadidura. Me tocará ganar o perder, pero vamos a jugar al fútbol y es lo más importante que quiero darle a conocer a mi país".

¿La espina de jugar ya se apagó para usted?

Mi espinita ahora es hacer que mis futbolistas jueguen como quiero y es la única manera de quitarme la fiebre que yo tengo por dentro. Si hay algo que quede claro es que mi equipo juega como yo quiero que juegue.

  • Comparta este artículo
Deportes

Wálter Centeno: 'Toda la gente está a la expectativa y dicen que Paté es un bocón'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cristian Brenes

cristian.brenes@nacion.com

Periodista de Deportes

Periodista en la sección de Deportes de La Nación. Bachiller en Periodismo en la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre el Cartaginés.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota