Deportes

Tibás vivió un clásico que calentó a última hora

Actualizado el 02 de octubre de 2014 a las 12:00 am

Gradas del estadio morado lucieron anoche a casi un 70% de su capacidad

Dirigencia esperaba la taquilla más baja desde que Horizonte Morado llegó al club

Deportes

Tibás vivió un clásico que calentó a última hora

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Las tribunas del Estadio Ricardo Saprissa mostraron anoche una de las peores taquillas que se han visto en los últimos clásicos disputados en el país. | MELISSA FERNÁNDEZ

El estadio Ricardo Saprissa vivió anoche un clásico tibio, de aficionados que llegaron cautelosos y gradas llenas a última hora.

Con todo lo que precedió el duelo entre los archirrivales del fútbol nacional, era de esperar que anoche habría muchas butacas sin dueño en el reducto morado.

Y por poco se cumplió el vaticinio. A una hora del arranque del juego, los aficionados no cubrían el 10% de las graderías.

Afuera, en las boleterías, las filas y la reventa eran escasas. Ni siquiera el inesperado verano, después de varios días de torrenciales aguaceros, parecía motivar una concurrencia mayor.

La lluvia fue complaciente con los aficionados, que disfrutaron del partido y de la compañía. |  RAFAEL PACHECO
ampliar
La lluvia fue complaciente con los aficionados, que disfrutaron del partido y de la compañía. | RAFAEL PACHECO

A esas alturas, el grupo más numeroso de aficionados en la gradería eran los padres de los niños de escuelas de fútbol de Alajuela y San José que acompañaron a los jugadores en su entrada al campo.

El propio presidente morado, Juan Carlos Rojas, reconoció antes del juego que la taquilla no sería lo esperado para un clásico nacional.

Incluso se animó a afirmar que sería la más baja en este tipo de duelos desde que Horizonte Morado asumió las riendas del Saprissa en julio del 2011.

“Hemos tenido 10 clásicos en este periodo, pero a veces uno tiene que prever estas situaciones, este es un negocio difícil.

“Hay varios elementos que influyeron, indudablemente el rendimiento del equipo, pero también el calendario con tantos juegos seguidos”, afirmó.

Los saprissistas fueron amplia mayoría en las calles aledañas al reducto tibaseño. Muchas familias acudieron a ver el partido, aunque se hicieron presentes muy cerca de la hora del pitazo inicial. |  CARLOS BORBÓN
ampliar
Los saprissistas fueron amplia mayoría en las calles aledañas al reducto tibaseño. Muchas familias acudieron a ver el partido, aunque se hicieron presentes muy cerca de la hora del pitazo inicial. | CARLOS BORBÓN

La verdad acompañó sus palabras hasta la última media hora, cuando el ambiente calentó de a poco. Las calles aledañas al estadio comenzaron a poblarse de aficionados que caminaban directo a sus butacas, morados en su mayoría, silenciosos afuera, pero bulliciosos en cuanto llegaron a la grada.

Ahí, a punta de gritos, saltos y palmas, se cubrió un poco el 30% de butacas sin dueño y se calentó a última hora un clásico que para suerte de la dirigencia morada no fue la pesadilla que temían.

  • Comparta este artículo
Deportes

Tibás vivió un clásico que calentó a última hora

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota