Deportes

Despedida del Mariachi

Solís dijo adiós con una última tonada de talento

Actualizado el 23 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Alonso Solís se fue de las canchas con chispazo final de esa zurda privilegiada

El 10 morado puso fin a su carrera entre amigos y figuras de su querido Saprissa

Deportes

Solís dijo adiós con una última tonada de talento

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alonso Solís dijo anoche adiós al futbol con una última tonada de talento, una muestra final de esa zurda privilegiada que durante tanto tiempo deleitó al saprissismo, y por qué no, al resto del país.

Fue una despedida con la nostalgia del que se va, pero la alegría del recuerdo, en una gramilla del Estadio Nacional cargada de figuras del ayer, la mayoría con el herrumbre propio del retiro pero las ganas de acompañar al 10.

Nombres como el de Roy Myers, Ronald Gómez o Jervis Drummond volvieron a arrancarle aplausos a la afición, que acudió al llamado del Mariachi pero que estuvo lejos de cumplir con la difícil tarea de llenar el Nacional.

Sin embargo, ni eso ni el frío de La Sabana le quitaron brillo a la fiesta de Solís, que tuvo no uno, sino dos goles en su último juego.

El zurdo fue más allá con su primera anotación reglamentaria y la convirtió en un viaje al pasado, un recuerdo fugaz de aquellos tiempos antes de que las lesiones le adelantaran su despedida.

Fue un toquecito imposible para Víctor Bolívar y que vino acompañado de un amago dentro del área: la viva imagen de aquel volante que volvía locos a los rivales, que derrochaba espectáculo y que siempre fue reconocido por su humildad y trato ameno.

En uno y otro. Alonso Solís inició la noche junto a sus amigos, la mayoría compañeros en aquel Mundial de Clubes que aún hoy se recuerda entre la afición nacional.

Esa primera mitad, donde enfrentó a un Saprissa cargado de suplentes, acabó con dos golazos. El primero del Mariachi y el segundo de Ricardo Costa, quien aportó al show una vistosa chilena.

En la segunda mitad, ya vistiendo la casaca morada, Solís se despidió con otro toquecito, esta vez un globito a Fausto González que precedió a otros tres tantos de los tibaseños en el complemento.

Fue otra oportunidad para el abrazo y el aplauso, pero esta vez la nostalgia golpeó más.

Porque esa era, y será, la última tonada de talento de un Mariachi que ya no se escuchará más.

  • Comparta este artículo
Deportes

Solís dijo adiós con una última tonada de talento

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota