Deportes

Morados derrotaron por la mínima a Carmelita

Saprissa volvió a reír en una casa que aún no asusta

Actualizado el 04 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Tibaseños ganaron de nuevo en casa, pero su juego no fue del todo convincente

La expulsión del carmelo Sebastián Mattus le cambió el destino al partido

Deportes

Saprissa volvió a reír en una casa que aún no asusta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Tras el nocaut de Oxandia Castillo a Hannah Gabriel, circuló el rumor de que todo el que llegaba de visita al estadio Ricardo Saprissa salía con la victoria en el bolsillo.

Lo dirían en broma, pero no estaban del todo errados. Hace rato que el Saprissa dejó de ser un monstruo jugando en casa y eso quedó demostrado en el último mes.

Desde la victoria contra Uruguay, el 3 de febrero, la afición morada supo lo que es salir derrotada por el líder y suplicar un milagro para no perder ante el colero.

Ayer la S volvió a darle a su gente una razón para regresar a casa con una sonrisa, aunque necesitó 83 minutos para romper el ordenado bloque que plantó Carmelita, ganar 1 a 0 y llegar al cuarto puesto del Torneo de Verano... pero sin convencer del todo.

Un agónico gol de Ariel Rodríguez, caído tras un error defensivo de un rival que ya jugaba con 10 hombres, le sirvió a los tibaseños para sumar su segunda victoria en casa en lo que va del certamen y tratar de volver a ser el “monstruo” que solían ser.

Porque tampoco fue un juego para el olvido. Durante la primera parte, Saprissa logró reducir a su rival y adueñarse de la pelota con hombres que saben tocarla.

En el amanecer del juego, los morados dejaron que Carmelita tuviera el balón y mostrara sus cartas, pero los hombres de Orlando de León no venían a atacar.

Aquella señal fue una puerta abierta para que Cancela y Russell se apropiaran del esférico y, con sus pases, convirtieran a Diego Madrigal en un dolor de cabeza para los zagueros verdolagas.

La S fue amo de la etapa inicial y no se fue al descanso con una ventaja, debido a los despistes del árbitro central –que no dio por bueno un gol de tiro libre de Cancela ni señaló una mano de Eduardo Gómez dentro del área– y, segundo, por la solidez defensiva que exhibió el cuadro de la barriada.

Sin embargo, para la segunda mitad los de casa olvidaron todo lo que habían venido haciendo y le dieron chance a Carmelita para verse mejor.

PUBLICIDAD

Los remates del poaseño Bryan López, Franklin Chacón y Óscar Cisneros hicieron que, por algunos minutos, el fantasma de la derrota volviera a rondar el Saprissa.

Hasta que el muro visitante se vino abajo. Al 76’, Sebastián Mattus se marchó a las regaderas por doble amonestación y le cambió el destino al partido. Con un hombre más, Saprissa adelantó filas y le apedreó el rancho a los carmelos.

Y al 83’ llegó la salvación morada. Desde lejos, Robinson lanzó un pelotazo que Cristhian Lagos prolongó en la entrada del área. Eduardo Gómez intentó despejar, pero lo que consiguió fue burlar el esfuerzo de su propio arquero y dejar el balón en la boca del arco para que el recién ingresado Ariel Rodríguez abriera el marcador.

El gol fue tristeza para un Carmelita diezmado y sin tiempo para reaccionar, y alegría para una afición morada que creía haber olvidado lo que era sonreír en casa.

  • Comparta este artículo
Deportes

Saprissa volvió a reír en una casa que aún no asusta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota