Deportes

Porteños sufren, pero no lloran

Actualizado el 25 de abril de 2014 a las 12:00 am

Deportes

Porteños sufren, pero no lloran

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Puntarenas. Claramente ver al equipo de tu provincia descender no es la mejor imagen de todas, más si es el último club en la Primera División.

CARLOS BORBÓN
ampliar
CARLOS BORBÓN

Sin embargo, pese a que la alegría de disfrutar de grandes juegos de fútbol los domingos por la mañana en la Olla Mágica, por lo menos por un año no se volverá a disfrutar, los porteños no se alarman ya que la Ruta 27 les dio una inyección económica que hace mucho rato hizo pasar al fútbol al segundo plano.

Antes para los porteños recibir a Alajuelense o Saprissa era sinónimo de lucro en la zona, ahora la diferencia entre un domingo con uno de estos juegos a un fin de semana largo casi ni se nota.

“Es algo verdaderamente lamentable, por la inyección a la economía. Pero en la zona hay muchas otras actividades como la Sol y Arena que será este fin de semana y que atraen mucho más personas”, indicó Miguel Renna, presidente de la Cámara de Turismo local.

De un similar criterio es Javier Araya, administrador del famoso quiosco de churchill Mar de Plata.

“Lo mejor para el Puerto fue que abrieran la Ruta 27. Si no fuera por eso sí sentiríamos el golpe, pero para nosotros acá un fin de semana es de mucho auge.

“Tal vez los bares sean los que más se vean afectados, pues los aficionados que visitan el estadio van a refrescarse antes y después”, mencionó Araya.

Ovidio Ramírez, vendedor de copos en el Paseo de los Turistas, indicó que “es la misma carajada, esté o no el equipo en Primera siempre hay movimiento por acá”.

No obstante, los porteños de hueso colorado y que ya llevan más años en la zona afirman que la pérdida se verá con el paso del tiempo, pues aún es prematuro para ver el impacto en la zona del Pacífico.

“Para nosotros era muy importante tener al equipo. En un día bueno con el estadio a reventar se vendía mucho más, sobre todo empanadas y refrescos”, indicó Octavio Soto, dueño de la Soda Acuario, que se ubica justo al frente del estadio Lito Pérez.

Soto explicó que un domingo con un buen partido, las ventas llegaban a superar los ¢800.000 solo en el momento del partido.

Aquiles Vega, administrador de El Cevichito, bar y restaurante presente en la zona desde 1936, lamentó el descenso e indicó que “tras de que la provincia no está bien suceden estas cosas”.

Según Renna, los más afectados serán los hoteles como Alamar que hospedaban a los planteles de Primera División, lo que significaba tener cerca de 90 habitaciones y alimentación reservadas.

Lo que sí es una preocupación generalizada es que al equipo lo dejen de apoyar y desaparezca.

  • Comparta este artículo
Deportes

Porteños sufren, pero no lloran

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Últimas noticias

Ver más
Regresar a la nota