Deportes

La Liga es temible en su casa

Óscar Ramírez hizo del Estadio Morera Soto su gran fortaleza

Actualizado el 04 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Desde que se sentó en el banquillo manudo, Machillo disputó 92 partidos y ganó el 76% de los puntos

Deportes

Óscar Ramírez hizo del Estadio Morera Soto su gran fortaleza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Imagen sin titulo - GN

Con Óscar Ramírez en el banquillo, Alajuelense levantó de nuevo las murallas del Alejandro Morera Soto. El reducto manudo, ahora en posesión del Machillo, volvió a ser la fortaleza temida de antaño.

Desde que dirige al primer equipo de los rojinegros, sus dirigidos ganaron el 76% de los puntos que se disputaron en ese estadio.

Pero quizás sea más claro desglosarlo un poco: de 92 compromisos que jugó desde que asumió en el Invierno 2010, triunfó en la impresionante cifra de 64, empató en 17 y perdió solamente en 11.

La estadística no miente. Los cinco trofeos más recientes que hay en las oficinas erizas tampoco. Ramírez sabe bien lo poderoso que su equipo es en casa y no lo esconde.

Sin embargo, en vez de explicarlo con algún aspecto táctico, con inteligencia y a sabiendas de que necesita presionar a su rival de turno, prefirió irse por el lado de ensalzar a la afición. Del valioso papel que juega su feligresía al ser locales.

“Es muy importante ser fuertes aquí. Siempre lo ha sido. Fue una de las cosas que se me olvidó el otro día decir. Hay que agradecer el gran apoyo que da esta afición”, dijo el viernes durante la conferencia de prensa de cara al primer duelo de la final del Torneo de Verano 2014 ante su archirrival, Saprissa.

En todos esos duelos, en los cuales se incluyó hasta los de Concachampions y aquellos en que Carmelita fue local, la Liga marcó 186 goles y recibió 74, para unos muy reveladores promedios de 2,02 y 0,8 por juego, respectivamente.

“Creo que en este estadio la gente es fundamental. Es una parte de conexión con los jugadores, que en esos momentos duros tiene mucha importancia. Es algo que solo la localía da”, prosiguió Ramírez.

Valla invicta. Sin embargo, hay otro detalle fundamental en todo este análisis y es que los manudos mantuvieron su arco invicto en 47 de esos partidos. Es decir, en más de la mitad no le anotaron. Cualquiera podrá entender que cuando eso sucede, se está a solo un gol de ganar, lo cual fue suficiente para la Liga en múltiples oportunidades.

“La afición confía mucho en el grupo, porque les dio mucho. El apoyo de las dos partes es recíproco en situaciones críticas. Es una fuerza importante. Dios quiera que lo podamos aprovechar el lunes”, insistió Machillo en su argumento.

Ese día, a las 8 p. m., será una prueba más para el Morera Soto, pues será el primer juego de una definición que esperaba casi todo el país. Colaboró Gerardo Coto.

  • Comparta este artículo
Deportes

Óscar Ramírez hizo del Estadio Morera Soto su gran fortaleza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota