Deportes

Triplete, asistencia y victoria morada

Mynor Escoe fue el espadachín que rescató al escudero

Actualizado el 12 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Con sus tres tantos, Mynor Escoe respaldó a Kendall Waston, que tuvo una mala jornada

Un balón regalado y una falta de penal le generaron a Waston su tarde para el olvido

Deportes

Mynor Escoe fue el espadachín que rescató al escudero

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El triplete en sus dedos, la satisfacción de una gran jornada. Mynor Escoe captó para sí el manual de los elogios, luego de su gran trabajo. Deyver Vega (15) se suma al festejo saprissista. Primera victoria. | MEYLIN AGUILERA

Lo habían hablado en el vestuario, en la tregua del primer tiempo. Que tenían que echar pa’ lante.

Que si erraba uno, se equivocaban todos. Que, en realidad, no había pasado nada, porque en el segundo capítulo los morados lucharían e irían a muerte, al tenor de uno para todos y todos para uno.

Quizás Mynor Escoe no ha leído Los Tres mosqueteros , la novela inmortal de Alejandro Dumas. O a lo mejor sí ha escuchado alguna vez las hazañas de estos intrépidos.

No importa. Lo cierto es que, intuitivamente, por una cuestión de hermandad y de sangre, Escoe se comportó ayer como el valiente espadachín que rescató a Kendall Watson, escudero del infortunio.

Con sus tres tantos y una asistencia para el 4 a 2 final, Escoe se convirtió en el futbolista que contabiliza más anotaciones en el nuevo Estadio Nacional, un total de ocho.

Además, condujo al Deportivo Saprissa en el debut victorioso del torneo de Invierno de la Primera División, en la Joya de La Sabana.

Mynor Escoe fue actor de primer orden en los minutos 26, 53, 61 y 90, con sus anotaciones y la ulterior asistencia a Ariel Rodríguez, la cereza en el pastel.

Aquello del “uno para todos y todos para uno”, Escoe lo recordó en caliente, de inmediato al último pitazo, ante un enjambre de tabletas, cámaras, grabadoras y micrófonos sobre el verde de la gramilla.

“Me acerqué y le dije: ‘Tranquilo, Kendall. ‘¡Vamos con todo!’ Volvimos a equivocarnos en el primer minuto del segundo tiempo y, aún así, no echamos para atrás. Todo lo contrario. Y, bueno, aquí lo que importa es el equipo, más que los nombres de los que hacen los goles”.

En clave de gol. “Creo que sí, como usted dice, soy el que más tantos ha marcado en este estadio.

“ Le hice cuatro a Orión, ahora tres a Pérez Zeledón y otro más por ahí. Llevo ocho, uno más que Cristhian Lagos, que suma siete”, comentó el artillero de ébano, más que orgulloso, feliz de su inicio con buen pie en el equipo de González.

“Ronald me conoce desde la selección juvenil. Antes, con Guima , también había recibido oportunidades. Con Casas no jugué prácticamente. Jamás me dio chance.

PUBLICIDAD

“En cuanto al partido, a pesar de que nos hicieron esos goles tempraneros (5’ y 46’), el tamaño de esta cancha nos favorece. Sabía que los goles vendrían, tarde o temprano.

“Me voy tranquilo para mi casa. Estas cosas las celebro con la gente que me quiere, con mi familia, que está conmigo siempre. También con mis compañeros en el Saprissa, porque esto es como una verdadera familia”, concluyó Escoe.

Entre tanto, en el trayecto hacia el vestuario, Kendall Watson caminaba con la sensación de experimentar un cierto alivio.

  • Comparta este artículo
Deportes

Mynor Escoe fue el espadachín que rescató al escudero

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota