Deportes

El Morera Soto terminó asfixiando a la Liga

Actualizado el 23 de diciembre de 2015 a las 10:14 pm

Llenó a reventar el estadio y aún con el primer gol morado, siguió animando

Deportes

El Morera Soto terminó asfixiando a la Liga

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

(Video) Los morados alcanzaron su corona número 32 (Kenneth Barrantes)

La afición rojinegra resistió a más no poder. Llenó el estadio, aguantó que Saprissa abriera el marcador, no claudicó ante la expulsión de Ariel Soto y en el inicio del segundo tiempo, aún estaba ahí, animando por una hazaña que nunca llegaría.

Aunque algunos abandonaron el Morera Soto después del segundo tanto saprissista, la mayoría esperó hasta el pitazo final. Incluso hubo un grupo que se quedó en la ceremonia de premiación, sin guardarse el aplauso para los jugadores.

La esperanza de una remontada se había traducido en un Morera Soto vestido de rojo desde una hora antes de comenzar el juego.

Esta vez, no se notó la presencia de seguidores del Saprissa, que solamente se veían de forma aislada en las gradas.

Desde el arranque del compromiso, los manudos le dieron fuerza al equipo para quitarse de encima ese pesado 2-0 en contra traído desde La Cueva.

Al caer el tanto de Andrés Imperiale, el apoyo de la bulliciosa fanaticada se diluyó y los aplausos dieron lugar a reclamos hacia los jugadores erizos que comenzaban a notarse imprecisos y desesperados.

La expulsión del defensor Ariel Soto llenó de frustración a los seguidores alajuelenses, que a partir de ese momento, mostraron su enojo en cada acción pitada por el árbitro Bejarano.

La afición fue fiel con Alajuelense, pero el apoyo no alcanzó.
ampliar
La afición fue fiel con Alajuelense, pero el apoyo no alcanzó.

La afición fue el jugador número 12, pero igual que los futbolistas, fue cayendo en ansiedad.

El tanto de McDonald le devolvió un poco de vida al Morera, mas la respuesta morada, esta vez con Colindres, volvió a silenciar a un estadio que ya nunca pudo volver a levantar la voz.

Ahí quedó la afición manuda, sin esperanzas, sin disturbios, ya sin aliento, en paulatino abandono de las gradas, que nunca llegaron a estar vacías.

  • Comparta este artículo
Deportes

El Morera Soto terminó asfixiando a la Liga

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota