Deportes

Club necesita ¢18 millones mensuales para estar a flote

En Limón falta plata, pero sobra mística

Actualizado el 24 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Equipo tiene ¢11 millones en pérdidas cada mes; cinco de ellos de la Primera

Maxie Barthley se despidió del grupo el domingo para laborar en un call center

Deportes

En Limón falta plata, pero sobra mística

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Maxie Barthley ayer en el bus que lo llevó a Sykes.

Limón. En la intimidad del camerino del Ricardo Saprissa, frente a los que fueron sus compañeros por muchos años, Maxie Barthley no pudo evitar que las lágrimas delataran el dolor que sentía.

Para él, cada gota en la mejilla representaba la dura decisión de buscar otro trabajo y dejar el equipo de su tierra, ese que ama, pero del que hace siete meses no recibe la paga a la que tiene derecho.

Y es que en Limón la falta de salarios genera una situación crítica, tanto a nivel futbolístico como personal, pues cada mes el club acumula pérdidas millonarias.

De acuerdo con Lindell Rouse, gerente general del equipo, el club necesita ¢18 millones para cubrir sus gastos mensuales, pero solo ingresan a caja ¢7 millones.

Rouse indicó que solo la planilla de la Primera División devenga ¢12 millones cada 30 días.

“Es duro para nosotros poder manejarlo (deudas), en total son entre ¢18 y ¢20 millones por mes; recuerde que tenemos escuelas de fútbol con más de 200 niños, hay equipos de la Sub 20 para abajo, son como 500 muchachos”, expresó Rouse el martes en su oficina del polideportivo de Japdeva.

La crisis que viven los caribeños, que les ubica en el décimo lugar de la tabla de posiciones, acumula ya siete meses de atraso en los salarios de los futbolistas, y 15 días para los administrativos.

Según Rouse, la razón del hundimiento financiero se debe a que el dueño del equipo, Carlos Pascall, aún no recibe todo el dinero que le decomisaron cuando lo metieron a la cárcel, en el 2011.

“Eso nos está perjudicando bastante, realmente estamos trabajando sin fondos, lo poco que entra al club tenemos que usarlo con 10 o 12 equipos”, indicó.

“Las taquillas no han sido buenas, entonces, la situación está difícil, estamos esperando en una semana tomar una decisión, ahí se la diré”, añadió el gerente.

Pero, aunque la plata no existe y las obligaciones se acumulan, el grupo se mantiene unido por la mística que sí les sobra.

Prueba de ello es el trabajo que realizan jugadores como Kareen Mclean y Kurt Bernard, quienes cada sábado, en el Juan Gobán, enseñan el fútbol a más de 40 niños.

PUBLICIDAD

“Lo hacemos por amor, es algo que nos saca del viaje (situación), es algo distinto... indiferentemente de si pasamos problemas, o no, es provechoso enseñarle a los niños”, comentó Mclean.

Otro que rema ‘parejo’ es Ricardo Allen, defensor que se retiró del equipo en diciembre anterior por falta de pago, pero que volvió para ayudar y motivar al grupo.

“Hemos aprendido a buscar la mejor manera de salir adelante, esto es una decisión: si estás aquí sabes la situación con la que te vas a topar”, subrayó el exdefensor.

Call center . Pese a que su decisión quebró una relación con el equipo que empezó hace siete años, Maxie Barthley hizo lo más sensato que encontró en su corazón: buscar trabajo y llevar dinero a la casa.

Recién casado con Melanie Corrales, este lunes inició funciones en Sykes, un call center en el que trabajará en servicio al cliente.

“No llevaba plata a la casa, me debían seis meses... la situación es muy difícil –en Limón–; yo no tengo hijos, pero otros compañeros sí tienen”, dijo a media hora de ingresar a su nuevo lugar de trabajo.

  • Comparta este artículo
Deportes

En Limón falta plata, pero sobra mística

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota