Deportes

Limón FC le frenó anoche todo el impulso a Saprissa

Actualizado el 19 de abril de 2013 a las 12:00 am

Deportes

Limón FC le frenó anoche todo el impulso a Saprissa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Limón. Limón FC extrajo anoche toda la euforia que traía Saprissa tras derrotar al líder Cartaginés y a su archirrival la Liga.

Lo hizo a punta de alta intensidad, disposición táctica y mucho coraje. Ah, y por supuesto no hay que olvidar los regalazos del guardameta Adrián de Lemos.

Con todo eso, los caribeños saldaron una valiosa victoria de 2-0; sin embargo, esta quizás tiene más impacto en las filas moradas que en las propias.

Para la Tromba ganar significó salir del sótano, celebrar con euforia una noche y soñar con un cierre más tranquilo que lo que fue prácticamente todo el Torneo de Verano 2013. Pero nada más.

En cambio, para Saprissa la derrota se traduce en perder todo el impulso con el que se dispuso culminar esta fase regular y sembrarle unas cuantas dudas a su clasificación a semifinales.

Muy temprano, al 8', Jeffrey Montoya marcó uno de los goles más sin gracia del torneo.

Un tiro libre débil y sin ninguna colocación se le escurrió inexplicablemente a De Lemos de las manos. Algo inexcusable para un portero de nivel profesional.

La incredulidad fue tal, incluso en las caras de los locales, que la celebración ni siquiera llegó a ser lo efusiva que amerita anotarle un gol rápido a un rival como la S.

Mientras, dentro de su propio sentimiento de amargura, los morados seguramente se guardaban las ganas de señalar con el dedo.

Reacción. No obstante, en la cancha del estadio Juan Gobán hay poco tiempo para lamentarse o bajar la guardia. Es una terreno tan rápido (mucho tiene que ver que es muy corto) que el que se descuida un instante se va castigado.

Así que el Monstruo se sacudió el uniforme y se fue con todo al frente para descontar.

Lo hizo y por partida doble; sin embargo, para su pesar ambos fueron anulados (uno por falta y otro por fuera de juego).

Durante todo lo que duró la etapa inicial, Diego Estrada se creyó de nuevo el rol de motor y movió de un lado a otro las manijas de su club, pero pocos de sus compañeros andaban enchufados como él.

PUBLICIDAD

Llegó el segundo tiempo y esa posibilidad que tienen los técnicos de replantear las cosas.

Luis Fernando Fallas reiteró que lee bien los juegos y metió a Kurt Bernard, pieza que terminó volcando las acciones.

La pelota pasó a ser caribeña. Las mejores opciones también. El grito de júbilo al final, igual.

El gol de Ricardo Harris (80’), tras un rebote de De Lemos, fue un justo premio al empuje de los de casa y la palanca que activó la locura en el reducto verdiblanco.

  • Comparta este artículo
Deportes

Limón FC le frenó anoche todo el impulso a Saprissa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota