Deportes

Igualdad en disputado juego en el Juan Gobán

Ni Limón ni Cartago pudieron cumplir su respectiva misión

Actualizado el 15 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Caribeños siguen últimos, mientras que brumosos no pudieron estirar su ventaja

El empate a uno se saldó con goles de Esteban Maitland y de Randall Chiqui Brenes

Deportes

Ni Limón ni Cartago pudieron cumplir su respectiva misión

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Limón. Limón FC y Cartaginés desaprovecharon anoche muy buenas oportunidades para alimentar sus respectivas misiones en el Torneo de Verano 2013.

Sí, un punto es mejor que nada; sin embargo, los resultados que se dieron el miércoles en otros estadios les exigían sacar algo más.

Quizás los miembros de los dos equipos no se fueron tristes con el 1-1: para uno fue empatar con el líder, para el otro fue empatar en uno de los reductos más complicados de toda la Primera División.

Pero seguramente al llegar a sus casas hicieron la matemática de cuánto les pudo haber ayudado salir con los brazos en alto.

A la Tromba le servía ganar para abandonar el sótano del certamen; a los brumosos les caía de maravilla un triunfo para abrir más la brecha con el segundo puesto.

No obstante, para los que no viven de los números y sí de las emociones, por ejemplo el aficionado, el partido fue bastante bueno.

¿Cómo no? Si ambos entendieron muy bien lo que el partido valía para los dos extremos de la tabla de posiciones del campeonato.

Por eso la amplia descarga de sudor y adrenalina desde el inicio.

Con el primer pitazo de Jeffrey Solís se desató la pierna fuerte y la intensidad, lo que aunado a una cancha tan rápida como la del reducto caribeño, se traduce en un partido muy entretenido a la vista.

No obstante, la presión que a Limón FC le da estar asentado en lo más oscuro del escalafón lo exponía como el más obligado a buscar el desequilibrio en la pizarra.

La Tromba salió como su sobrenombre lo demanda. Ya en los minutos de arranque había tenido unas tres opciones de anotar, incluido un remate de chilena que pegó en el horizontal.

Goles. Cuando esto pasa, hay dos vías: vacunar o ser castigado en el contragolpe. Por suerte para los de casa, se dio la primera variable.

Esteban Maitland, con cierta complicidad de una floja marca, anotó de cabeza tras un cobro de tiro de esquina de Andrey Francis.

Los caribeños respiraron un poco. A veces hay que administrar un poco la gasolina.

PUBLICIDAD

Empero, lo más importante es saber cuánto se puede sacar el pie del pedal sin ceder la iniciativa. Limón no lo hizo del todo bien.

Conforme fueron pasando los minutos en el cronómetro, Cartaginés fue teniendo más la pelota. Ya no solo corría detrás de ella.

Lo que pasa es que los blanquiazules jugaron sin ideas, decapitados por la ausencia de Mauricio Castillo por lesión. De ahí que no causaron grave peligro.

Se tuvieron que valer más del empuje o del colmillo. A veces un poco de las dos, como lo hizo Paolo Jiménez al sacar el penal que dio con el gol de la igualdad.

El cobrador fue Randall Brenes, quien tenía 14 meses de no anotar con ningún club profesional (43’).

Después de ahí, todo fue garra, gritos de “uuuyy”, uno que otro empujón, pero nada más. Ninguna de las redes se volvió a mover.

  • Comparta este artículo
Deportes

Ni Limón ni Cartago pudieron cumplir su respectiva misión

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota