Deportes

Todo se decide el próximo sábado

Alajuelense se guardó el vértigo y Saprissa respira

Actualizado el 06 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Manudos variaron su estilo de juego y no pudieron tomar la ventaja en su casa

Desgaste del primer tiempo le dio la pelota al Saprissa en un gran lapso del cierre

Deportes

Alajuelense se guardó el vértigo y Saprissa respira

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Primer juego de la final Nacional de fútbol (Kenneth Barrantes)

Alajuela. La apuesta fue buena y ambiciosa, pero el resultado dejó a Saprissa con vida, respirando.

Cuando más urgía de su velocidad, de su alas veloces y de la efectividad en ataque, la Liga guardó anoche el vértigo que le caracteriza ante un Saprissa que se vio cómodo, pues el toque es lo suyo.

Esta vez Óscar Ramírez, quiso tener más la pelota, llevarla, tocarla y gustar con un fútbol que sus destractores dicen que no utiliza.

Con Osvaldo Rodríguez y Allen Guevara, recurrentes en el banquillo, esta vez como titulares, eran claro que Machillo quería quitarle al Saprissa esa arma de la que tanto se ha jactado y sacado provecho en toda la temporada: la conducción.

Lo consiguió, pues en solo 13 minutos ya McDonald sumaba dos aproximaciones, una que se fue muy pegada al palo derecho, y la otra surgida en la banda contraria.

Si este futbolista con peinado de rasta se dedicara más a jugar y no tanto a reclamar y buscar problemas, sería, sin lugar a dudas, un recurrente en la Selección Nacional.

De esa primera parte el único lunar manudo estuvo por la derecha, donde Johnny Acosta apareció como un lateral emergente, y, por consiguiente, con serias falencias.

Intensa estuvo anoche la disputa por el control de la pelota, en cada tramo del terreno. El boliviano del Saprissa, Carlos Saucedo, y el rojinegro Allen Guevara así lo demuestran.  | RAFAEL MURILLO
ampliar
Intensa estuvo anoche la disputa por el control de la pelota, en cada tramo del terreno. El boliviano del Saprissa, Carlos Saucedo, y el rojinegro Allen Guevara así lo demuestran. | RAFAEL MURILLO

La maña y espíritu del ‘12’ no se cuestionan, más su potencia se vio muchas veces superada por Arauz, velocista que estuvo a punto de marcar el primero de no ser por que Sancho lo bajó. Debió ser roja.

Es cierto que la pauta del primer tiempo la marcó el local, pero Saprissa supo resistir y, cuando pudo, mandó a Arauz, Saucedo y Colindres a contragolpear, algo muy parecido a lo que hace Ramírez.

Sin combustible. El desgaste ejecutado en el inicio, fue un lastre que cayó inmisericorde en las piernas manudas, que comenzaron a bajar el ritmo y a cederle al Saprissa el balón, las ideas, el peligro.

Con el juego en las manos, González fue atrevido y metió a Ramírez, Bustos y Angulo, un delantero y dos volantes de corte fino y mucha disposición hacia el área.

Fue precisamente Bustos quien tuvo la más cercana, cuando rozó un balón frente al marco, y este caprichosamente se fue por arriba.

Otra de los visitantes fue un obús de Guzmán que le sacó chispas al horizontal cuando cayó.

De los erizos las noticias fueron escasas, ya que solo aparece el disparo casi accidente de Palma cerca del poste derecho, pero Carvajal se hincó y acabó con la amenaza.

Ramírez cerró filas con Guzmán; ya el partido y el vértigo no era suyos ¿Lo usará en Tibás?

  • Comparta este artículo
Deportes

Alajuelense se guardó el vértigo y Saprissa respira

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota