Deportes

El sufrimiento forjó el temple de este Limón semifinalista

Actualizado el 12 de diciembre de 2015 a las 02:22 pm

Esteban Maitland y Marvin Esquivel contaron algunas intimidades del camerino y como esos problemas les hicieron más fuertes y los llenaron de coraje para llegar a las semifinales ante Alajuelense

Deportes

El sufrimiento forjó el temple de este Limón semifinalista

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

(Video) Esteban Maitland habla sobre el juego ante Alajuelense (Juan Diego Villarreal)

Los momentos difíciles, las carencias y las dificultades económicas forjaron en los jugadores de Limón un carácter ganador.

Ante las adversidades surgió la fortaleza y el tesón para sobreponerse a los problemas y demostrarle a sus detractores que podían clasificar a las semifinales del Torneo de Invierno.

A las puertas de enfrentar el primer partido ante Alajuelense, este domingo en el estadio Juan Gobán, a partir de las 2 p.m., los integrantes del cuadro verdolaga no olvidan todo lo que tuvieron que pasar para llegar a estas instancias y como vencieron los obstáculos para ser el equipo revelación del campeonato.

Esteban Maitland, capitán del cuadro limonense, recordó aquellos días de incertidumbre, cuando varios compañeros se marcharon del plantel a principio de temporada y los de más experiencia sostuvieron la barca para que no se hundiera cuando parecían destinados al fracaso.

"El clasificar a pesar de todas las dificultades que hemos pasado sabe aún más. Tiene un significado especial para todos nosotros, porque nadie quiere pasar por lo que hemos vivido. Dios nos ha recompensado por nuestro esfuerzo, tuvimos paciencia y el superar todo lo vivido nos ayudó a crecer como personas aún más", sentenció Maitland.

"Los primeros meses fueron los más difíciles, porque recuerdo que algunos jugadores, como el argentino Wálter Silva, se marcharon y otros como Erick Scott fueron tentados para irse, por lo que los futbolistas de más experiencia sostuvimos la organización. En aquellos días en el estadio no había agua ni luz. Cuando los entrenamientos terminaban debíamos ir a bañarnos a nuestros hogares y cuando se realizaban las prácticas en la tarde las hacíamos a oscuras", recordó el defensor de 29 años.

Retorno a casa. Esteban regresó al conjunto verdolaga tras descender a la Liga de Ascenso con As Puma Generaleña la temporada anterior, donde también sufrió en la parte económica y por eso tiene muy presente que ha tenido que enfrentar día a día muchas dificultades.

"Es doloroso no tener dinero para comprar tus cosas personas, como por ejemplo un desodorante, o bien no tener plata para cancelar las deudas en el hogar como son los recibos de agua y luz, pero es precisamente esas situaciones las que unió más al grupo en Limón, nos hizo sentirnos como una familia, porque el problema de uno era el problema del otro y todos nos hemos ayudado en lo que podemos", añadió.

"Retorné a Limón porque mi familia es de aquí y porque me prometieron que las cosas iban a cambiar, sin embargo, pese a todo, aquí me mantengo porque uno quiere a la provincia, se entrega por sus colores y deseamos hacer historia y llegar a una final para darle una gran alegría está afición".

Por su parte, Marvin Esquivel, a sus 22 años, no solo se ilusiona con jugar su primera semifinal en el fútbol de la máxima categoría, sino también por haber ganado el cuarto año del colegio nocturno, pasar a quinto y estar muy cerca de culminar su bachillerato, aunque tuvo que lidiar con muchas dificultades para lograr sus metas este año.

"Es mi segundo torneo en Limón tras llegar del Santos de Guápiles. Yo estaba en el colegio diurno, pero por el fútbol me pasé al nocturno. Al principio fue complicado, pero poco a poco me fui adaptando hasta poner jugar con regularidad y cumplir con mis estudios. Tengo presente que el fútbol no es para todo la vida y hay que tener un futuro", dijo Esquivel.

Al joven volante la situación económica también lo afectó,pero al mismo tiempo le quedó como enseñanza que el grupo de Limón FC era una familia donde todos se tendían la mano.

"La unión en el camerino es uno de los éxitos del grupo, porque nos ayudamos mutuamente y cuando uno no tiene dinero, el que tiene ayuda. A mí un compañero me prestó plata para pagar una cuenta atrasada. Es algo muy bonito porque somos como hermanos que se cuidan. Creo que allí está el secreto de nuestro éxito".

  • Comparta este artículo
Deportes

El sufrimiento forjó el temple de este Limón semifinalista

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Juan Diego Villarreal

jvillarreal@nacion.com

Periodista de Deportes

Egresado de la Universidad Federada. Entre sus coberturas destacan los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, compromisos eliminatorios de la Sele, así como Juegos Panamericanos y Centroamericanos y del Caribe.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota