Deportes

La Joya se siente fría comparada con el ardor que daba el Saprissa

Actualizado el 04 de septiembre de 2013 a las 12:00 am

La Tricolor ya no contará con la algarabía de las graderías del estadio de Tibás para asustar a los estadounidenses

A la Sele le costó hacer chispa con la afición en La Sabana, pero ganó sin problemas los tres partidos por la hexagonal

Deportes

La Joya se siente fría comparada con el ardor que daba el Saprissa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Contraste del rendimiento de la selección nacional en partidos eliminatorios

La modernidad y belleza del Estadio Nacional han dejado atrás varias cosas en el fútbol tico. Una de ellas el ardor con el que se vivían los partidos de la Selección Nacional en el estadio Ricardo Saprissa.

El tema ha cobrado vigencia por la visita de Estados Unidos al país, un rival que siempre se encogió entre la presión y el susto que le imprimía la Cueva del Monstruo.

No era solo la cercanía del público a la cancha y el empuje que imprimían los aficionados.

Un factor fundamental pesaba incluso antes de que los equipos salieran al césped. Era el vaivén de la gradería sur, bajo la cual está el acamerino visitante. Ver moverse el techo como si se fuera caer asustaba de previo a los norteamericanos.

Esa es una buena explicación del porqué Costa Rica mantuvo marca perfecta en Tibás cada vez que Estados Unidos vino a jugar un partido de eliminatoria.

De los seis partidos contra los estadounidenses, desde el año de 1996, la Sele ganó los seis.

El último recuerdo fue aquel 3-1, de junio del 2009, en el que la Tricolor borró las barras y las estrellas de la cancha. Una noche de hexagonal que fue mágica, en la que los ticos creíamos posible el sueño de volver al mundial.

Landon Donovan: “En El Salvador están un poco lejos, e incluso en el Azteca. Pero en el Saprissa puedes sentirlos, puedes oír a los fans allí”.

Lo dejó totalmente claro el Capitán América: “En mi opinión, el Saprissa es el lugar más difícil para jugar en la Concacaf”, declaró hace unos días el estadounidense Landon Donovan, aliviado por jugar este viernes en el Nacional.

Sin embargo, el Saprissa también encierra recuerdos amargos. Siendo el más reciente la derrota, por la mínima, ante Uruguay en noviembre del 2009. Aquel partido fue el de ida en el fallido repechaje para asistir a Sudáfrica 2010.

En La Sabana al conjunto del seleccionador Jorge Luis Pinto le costó enamorar a la afición y empezó un gris transitar con el empate ante El Salvador y la derrota ante México, ambos por la cuadrangular de la ronda previa de clasificación.

Esa fase se selló con 7-0 ante Guyana y el equipo patrio empezó a atraer a la afición.

Para la hexagonal final el paso ha sido perfecto: estadio lleno y victorias ante Jamaica, Honduras y Panamá, han ido calentando el frío ambiente del coloso.

PUBLICIDAD

“El Saprissa te da más empuje, la afición está más metida de lleno. Pero no hay que poner excusas y el Nacional es perfecto para jugar fútbol”, comentó ayer Cristian Bolaños. Colaboró Gerardo Coto.

  • Comparta este artículo
Deportes

La Joya se siente fría comparada con el ardor que daba el Saprissa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota