Deportes

Ir a jugar a Finca Austria es toda una aventura

Actualizado el 16 de junio de 2012 a las 12:00 am

Deportes

Ir a jugar a Finca Austria es toda una aventura

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Un pequeño rótulo en madera anuncia por dónde se deben dirigir los aficionados para ingresar hasta la cancha de Finca Austria. | ABELARDO FONSECA
ampliar
Un pequeño rótulo en madera anuncia por dónde se deben dirigir los aficionados para ingresar hasta la cancha de Finca Austria. | ABELARDO FONSECA

Nosara La aventura de ir a jugar a Finca Austria está llena de particularidades. Parece difícil creer que un partido de futbol se puede presenciar prácticamente en medio de la selva, con congos y cocodrilos alrededor.

Para realizar la travesía es necesario, mejor dicho, indispensable, tener un espíritu aventurero, un vehículo doble tracción y mucha dosis de expectativa.

El acceso hasta el centro de Nosara es de barro y cuando llueve, es una incógnita lo que pueda suceder con la vía.

A eso hay que sumarle el cruzar en dos ocasiones el río Nosara. Existe el riesgo de quedar atrapado cuando hay crecidas.

Una vez en el centro de la comunidad, la calidez de su gente da la bienvenida. Cuando se cree que el viaje ha finalizado, no es así.

Aún quedan unos cinco kilómetros de camino. Conforme se avanza, la naturaleza comienza a mostrar su mejor cara.

Como si se tratara de una caminata en el corazón de la montaña, se avanza poco a poco hacia la lejana Finca Austria.

La expectativa crece y conforme el camino se extiende, los congos y aves le dan un toque especial al recorrido con sus particulares sonidos, muchos de ellos dejándose ver y vigilantes de los intrusos que caminan por su hábitat natural.

Al llegar a Finca Austria, todo vuelve a la normalidad. Las ansias acaban, al menos para los aficionados, porque para los jugadores visitantes es apenas el comienzo de 90 minutos de una lucha intensa en el terreno de juego.

Al costado izquierdo saluda el majestuoso caudal del río Nosara, en el que un cocodrilo siempre está atento, como un aficionado más de los nosareños.

No es ventaja. A pesar de la lejana travesía de todos los equipos visitantes, el técnico de Finca Austria de Nosara, Jesús García, no ve lo como algo ventajoso.

El factor de tener un terreno de juego casi de primer mundo motiva a cualquiera a jugar buen futbol.

“Cuando los otros equipos vienen y ven la cancha, más bien se motivan; juegan buen futbol y las condiciones son buenas para ambos. Así más bien se nos terminan complicando los partidos”, comentó el timonel García.

PUBLICIDAD

Y es que los nosareños terminaron la temporada de la Primera División de la Linafa invictos como locales, un mérito que se le suma a la hazaña de lograr ascender en el primer año que participaron en esa categoría.

  • Comparta este artículo
Deportes

Ir a jugar a Finca Austria es toda una aventura

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota