Deportes

Torneo de Invierno 2015

Hernán Torres: 'La soledad es muy dura, es difícil adaptarse'

Actualizado el 13 de diciembre de 2015 a las 12:00 am

El técnico de Alajuelense señala que uno de sus desafíos es acostumbrarse al silencio de una casa vacía

Deportes

Hernán Torres: 'La soledad es muy dura, es difícil adaptarse'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

(Video) Hernán Torres: 'Yo no quería ser técnico' (Kenneth Barrantes)

Alajuela.

El técnico colombiano que dirige a los rojinegros vive otro torneo fuera de las canchas donde se le ve enérgico y que logró, junto a su equipo, ser líder general. Vive solo en un condominio a 10 kilómetros del estadio Alejandro Morera Soto. Ahí es donde empieza un torneo donde no tiene idea si va ganando el juego, o pierde por goleada, lo que más detesta.

El lunes anterior abrió su casa a La Nación y sostuvo una conversación por poco más de una hora, acá el extracto.

Según conozco usted es hombre atento con su familia y lleva cinco meses en que ve poco a su esposa y su hija ¿Cómo le va en el juego que disputa fuera de la cancha?

¡Uffff! La soledad es dura. Mi hija estudia y mi familia viene acá por lo menos cada dos meses, pero es muy duro, es muy difícil. Antes llegaba de los entrenamiento y las tenía al lado, llegar y compartir un almuerzo, un cafecito y conversar, ahora no. Como ustedes vieron, ahora me recibe la casa sola y eso golpea cuando usted es muy apegado a su esposa y a su hija, mis dos motores.

¿Cómo es un día de Hernán Torres en Costa Rica?

Me levanto a las 4: 45 a. m., llegó al estadio eso de las 7 a. m., y voy regresando acá después del mediodía. Si no entreno por la tarde, veo videos. Todavía no he podido conocer nada, aunque la propaganda en la televisión lo hace a uno ver lo turístico que es el país. Eso lo antoja a uno, pero no he podido tener el tiempo suficiente.

Es su primera experiencia fuera de Colombia donde el fútbol lo extraña, ya le preguntaré más adelante. ¿Qué le ha gustado de Costa Rica?

Es un país tranquilo, donde sus habitantes son amables y amantes al fútbol. Una hinchada que se paraliza cuando su equipo o su selección juega, Un país futbolero, que, si se logran mejorar algunas cosas, podría ser una potencia del futbolística en algunos años. Las características de sus jugadores son muy importantes. Fuera del fútbol, puedo decir que el costarricense es muy amable, también que el costo de la vida es muy alto y sus calles angostas. Un país bonito y de gente 'Pura Vida', como dicen acá.

De lo que ha vivido, en el país. ¿De qué se arrepiente?

Uno a veces es emotivo y sí me arrepiento de algo, me arrepiento de lo que pasó con lo de los jugadores de Pérez Zeledón. (...) quise defender a un compañero mio y me equivoqué, después hablé con él y me explicó que eso nunca había pasado y más me arrepiento por eso. Me dejé llevar por lo de las noticias. Soy un ser humano y me equivoco; me equivoqué.

Su contrato con Alajuelense termina en a finales de mayo del 2016, y usted recibió dos ofertas del balompié colombiano a tan solo dos meses de estar aquí. ¿Podría irse antes?

Si no me fui, no me voy a no ser que me despidan. Estoy aquí porque me ofrecieron un proyecto serio y acepté el reto ganando mucho menos de lo que puedo ganar en Colombia. Me tracé una meta y quiero cumplirla. Soy leal y no vivo por la plata.

¿Cómo cataloga el oficio al que se dedica?

Esta carrera es muy difícil, para los técnico y para los jugadores, porque lo que se gana se gana y listo, al otro día hay que volver a empezar. Eso es una ley que tiene el fútbol, como sabemos que cuando la cosa no funciona el primero que se va es el técnico. Nosotros los técnicos dependemos de otros, nuestro trabajo depende de los jugadores, de la empatía y el sacrificio que ellos quieran tener para el objetivo. Pienso que es el único trabajo donde se depende de otros. 

Se sufre mucho, la familia sufre más. Mi hija y mi papá en la tribuna escuchando las barbaridades que me dicen y uno sin poder reaccionar.Que si voy de último, no puedo descender, que si voy de primero que no me pueden bajar. Que tengo que ganar, que tengo que quedar campeón. Uno no duerme, a veces me dan las 2 a.m. viendo videos. Ser técnico es complejo, nuestra vida se transforma, una vez en esto, la vida no es la misma. Es una vida entregada a esto, pendiente hasta el último detalle. No dejar nada al azar, prepare todo, apunte todo, guarde todo.

"El jugador es un ser humano, si usted lo tiene apretado a toda hora se cansa y le toma rabia a uno y si usted lo suelta, te baila. Por eso hay que tener un equilibrio".

“Para usted ser un buen número uno debe ser un excelente número dos, Y cuando usted sea el técnico, nunca tenga miedo a que lo echen, nunca. Porque si usted tiene miedo a que lo echen está limitado a lo que le digan, y si a uno lo echan que sea por los errores de uno, no por hacer lo que otro le dijo”

El técnico de la Selección Nacional, Óscar Ramírez, libró una "lucha" en su momento cuando se le criticaba por defensivo, fuertes señalmientos a pesar de los objetivos cumplidos. ¿La injusticia es parte del fútbol?

El fútbol tiene eso, en el fútbol se olvida tanto lo bueno que se hace. La gente, el público todo se olvidan. Nosotros (la Liga) ganamos un partido y al día siguiente se acaba el gane, pero si perdemos, pasa toda la semana recordando la derrota, de pronto eso lleva a maximizar las cosas. Lo del profesor Ramírez es un logro muy importante y todo ese trabajo durante todo ese tiempo lo lleva a estar donde está. Es un conocedor del fútbol y el arranque que tuvo en el proceso mundialista es muy bueno. ¿Ganar cinco títulos en un espacio tan corto? Señores, eso no es casualidad.

¿Le teme a la injusticia?

Yo le pido a mi Dios todos los días que me ayude a no ser injusto. Uno como técnico puede caer en la injusticia muy fácil sin quererlo, mi ideal es ser lo más justo posible con mi grupo.

¿Cuándo separó a un jugador no fue injusto?

Hay que tomar decisiones por más que le duelan al grupo. Yo todas las mañanas le pido a mi Dios que me permita ser lo más justo posible, porque uno en esta profesión puede ser injusto sin darse cuenta o dándose cuenta.Guachafita no, porque aquí no hay tiempo para guachafitas, esto es fútbol y hay que estar comprometidos.

Disculpe, pero no sé qué es guachafita......

Fiesta, libertinaje, rumba, risitas, joda en el lugar de trabajo. Eso conmigo no, esto es un proyecto serio y hay que encaminarse a lo que queremos. Hay una exigencia total.

Dos expulsiones en el torneo y una sanción por oficio, ¿le pasa factura el carácter?

No puedo sentarme en un banco a cruzarme de brazos y ver pasar el fútbol. Yo simplemente no lo puedo vivir así, es algo innato. Quizás aquí me han malinterpretado, pero no puedo llegar y sentarme al banco.

Un título histórico en Colombia y tres subtítulos, ¿no teme un resbalón con Alajuelense?

Todo puede pasar. Nos quedan 16 días para ratificar lo bueno que hemos hecho, pero ahora estamos en un torneo muy distinto. La consigna es conseguir el campeonato, para eso trabajamos.

"Uno en la vida como futbolista y como técnico tiene que ser leal siempre y así lo fui y así lo soy. Uno tiene que ser leal con la persona que está con uno.Nunca quise el puesto de un técnico".

Usted no es mezquino, cada vez que puede le da todo el mérito a la base que dejó Óscar Ramírez. ¿Cuál es su sello en el funcionamiento de Alajuelense?

De lo propio puedo decir que me gusta jugar siempre en la zona rival. Voy a cumplir mi octavo año como técnico y siempre quiero jugar en la zona rival, siempre.Presionar al rival en su campo y tener la posesión del balón ahí mismo, siempre ha sido mi estilo.

René Higuita es uno de los amigos que le ha dejado el fútbol.......

(Interrumpe) El mejor. El mejor amigo, el mejor arquero, el mejor ser humano. Todo. No entrenaba y lo tapaba todo. Lo enfrenté y fuimos compañeros.Su gesto, su técnica, su potencia, su velocidad… todo. Su liderazgo y su toma de decisiones. Si le anotaban un gol por su culpa, él decía que no le anotaban más y no le anotaban más. Hoy ganamos y ganábamos, voy y cobro; y cobraba sin problema. Hoy anoto y hacía gol. Un hombre convencido de lo que quería y lo lograba.

Cuando la justicia colombiana libró una de sus gruesas batallas con Pablo Escobar, capo del narcotráfico, usted era futbolista (portero). ¿Cómo era convivir con el terrorismo de la época?

Estaba en mi plena etapa de futbolista como arquero en varios equipos del balompié colombiano. Estuve en el Medellín en un momento crítico de la ciudad, donde de pronto estallaba una bomba de forma sorpresiva en cualquier punto de la ciudad allá por los años 90. Yo estuve en el Medellín del 90 al 92 como jugador, antes había estado en el Tolima y en el Deportivo Pereira. Fue una época difícil que me tocó vivir, pero las leyes y la justicia colombiana logró calmar las cosas y hoy en colombia se vive una paz importante en estos momentos. Era una zozobra estar en la ciudad, cuando usted menos se lo esperaba explotaba una bomba. Por dicha nunca me tocó pasar tan siquiera un susto. Bendito Dios nunca tuve un problema y viví una bonita etapa.

Si lo pusieran a elegir entre una lechona, una bandeja paisa, un mondongo, un casado o un gallo pinto, ¿cuál platillo se le antoja más?

La lechona tolimense, es el platillo que más extraño. Es una comida muy típica de mi tierra. Es un cerdo relleno, al animal se le saca todas sus carnes y luego se rellena, se mete en un horno de barro por unas 24 horas. Es un plato suculento donde su cuero es crujiente y las carnes adentro es delicioso. Igual que el tamal tolimense, esos son los dos platos típicos de la tierra donde nací, me hace mucha falta, cuando viene mi familia me traen y me hace mucha falta.

Como todo colombiano ¿Es fanático del vallenato?

Me encanta, tengo una memoria llena de vallenato, soy un amante y lo bailo.Diomedez Díaz es mi cantante favorito.Me gusta mucho Pastor López, soy hincha de Pastor López, me llena mucho su alegría, su música, en diciembre se escucha mucho su música. También me gusta el Gran Combo y el Grupo Niche.

¿Si tuviera un cheque en blanco. ¿Cuál jugador de la Selección de Colombia ficharía usted en la Liga?

Yo me traería a Falcao. Ahora ha estado olvidado de su lesión y nadie se acuerda de él. Falcao marcó el renacer de Colombia, ha pasado momentos duros pero la gente del fútbol en mi país no puede olvidarse de él.Es un delantero que ataca la pelota como pocos, tanto por arriba como pegada al piso. Aguanta muy bien la pelota y tiene un gran olfato para el gol.

Lo suyo es el fútbol, pero ¿admira a otros deportistas colombianos, quizás como Nairo Quintana, Rigoberto Urán o Caterine Ibargüen?

Esos deportistas se hicieron a pulso, trabajando y sufriendo. Usted para llegar a la cima se va a topar muchos tropiezos y ellos no se dejaron vencer. Lograron ser grandes deportistas con una base importante de esfuerzo. Yo se lo digo a mis jugadores, uno no logra cosas importantes trabajando relajado, no. Para tener logros hay que vencer inconvenientes y no caerse, estar fuertes mentalmente y seguir.

¿Bacano, chévere o pura vida? ¿Con cuál se queda?

Chévere (ríe).

Hernán Torres, técnico de Alajuelense.
ampliar
Hernán Torres, técnico de Alajuelense.

Hernán Torres disfruta del sufrimiento al que le temía hace 13 añosHernán Torres le hacía la cruz al puesto de director técnico, lo suyo era trabajar en la portería y luego en la preparación de porteros, confiesa.Pero en el fútbol nunca se sabe para dónde pica la pelota.En el 2002, cuatro años después de retirarse como portero, era asistente del entrenador Augusto Prince en el Deportes Tolima. Su objetivo era convertirse en un un buen preparador de porteros.El jefe le encomendó la tarea de llevar apuntes desde la grada. Y fue así como descubrieron que tenía conceptos muy claros. "Mi profesor era Miguel Prince (duró siete años como asistente) y él me decía que yo iba a llegar a ser técnico. Yo le respondí: No hermano, ¿para sufrir lo que usted? ¡Qué va!"Luego él me nombró asistente técnico. Una vez Prince se fue para Bucaramanga y yo no pude llegar ahí por un tema  económico", recuerda Torres.Su oportunidad llegó sin buscarla, pues en el 2007 le pidieron que dirigiera al Deportes Tolima de manera provisional. Metió al equipo en fases finales y eso le valió permanecer en el cargo hasta el 2011, cuando fue subcampeón.En el 2012 hizo campeón al Millonarios luego de  24 años de sequía. Dos años después obtuvo un subcampeonato  con el Independiente de Medellín.“Le cogí amor a la carrera que no quería. Ahora me gusta el sufrimiento al que yo le tenía miedo, ahora lo vivo en carne propia, lo vivo y lo siento. Y bueno, ahora que estamos metidos en esto, para atrás ni para coger impulso”, manifiesta el colombiano.Torres dirigió en 14 torneos cortos y solo en uno se quedó fuera de fases finales. También jugó tres Copas Libertadores y tres Sudamericanas.

De lo propio puedo decir que me gusta jugar siempre en la zona rival. Voy a cumplir mi octavo año como técnico y siempre quiero jugar en la zona rival, siempre.

Presionar al rival en su campo y tener la posesión del balón ahí mismo, siempre ha sido mi estilo.

  • Comparta este artículo
Deportes

Hernán Torres: 'La soledad es muy dura, es difícil adaptarse'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota