Esteban Granados prefirió el silencio

Últimas noticias


        
        
      Óscar Esteban Granados militó con Cartaginés del 2003 al 2011. | ARCHIVO
Óscar Esteban Granados militó con Cartaginés del 2003 al 2011. | ARCHIVO ampliar

Cartago. Óscar Esteban Granados optó por el silencio.

Quien fuera figura de las ligas menores del Cartaginés y referente en Primera División hasta hace tres temporadas, cuando dejó la trinchera brumosa para irse a Orión y luego al Herediano, no quiso referirse a esta serie final, que lo enfrentará por el título de campeón a su antiguo equipo.

El jugador florense fue cortante al ser localizado en su casa, en Quircot de Cartago.

“No voy a hablar nada del Cartaginés, no me quiero echar a la afición brumosa encima; solo hablaré del Herediano, con el que ya fui campeón”, dijo.

Las cosas del futbol: Granados siempre fue enfático en que su mayor anhelo era ser campeón con el Cartaginés, y ahora el destino lo pone en la acera contraria para impedir la celebración brumosa.

Granados, volante de contención, quien se distingue por su espíritu de lucha, tuvo una mala experiencia en el último partido que jugaron los rojiamarillos en el Estadio Fello Meza, cuando lo escupieron dos aficionados. El hecho fue censurado por la Directiva brumosa, que decidió impedir el ingreso al estadio a esos seguidores.

El aguerrido futbolista es uno de los siete jugadores heredianos que en algún momento de sus carreras vistieron los colores brumosos.

Pablo Salazar, Minor Díaz, Derrick Johnson, José Sánchez, Jorge Barbosa y Víctor Núñez también defendieron la causa blanquiazul y ahora les corresponderá luchar por derrotarla para obtener el título.

“Uno es profesional, hoy estamos aquí, mañana no sabemos. En mi caso, me tocó jugar en Cartaginés, me entregué al máximo, salí goleador del equipo, pero esto es futbol, hoy defiendo los colores de mi equipo, quiero ser campeón y voy a luchar para eso”, dijo Díaz.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Esteban Granados prefirió el silencio