Deportes

Opinión: La arriesgada posición del presidente de Cartaginés

Actualizado el 03 de abril de 2017 a las 05:36 pm

Aun no termina la investigación del fiscal brumoso contra un miembro del cuerpo técnico por supuestas anomalías, pero ya Luis Fernando Vargas tomó una posición: respalda a los funcionarios, por encima de los intereses del club

Deportes

Opinión: La arriesgada posición del presidente de Cartaginés

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Luis Fernando Vargas, presidente de Cartaginés. | RAFAEL PACHECO

Redacción

Como parte de sus responsabilidades, el fiscal de la Junta Directiva de Cartaginés, Luis Fernando Sáenz, abrió una investigación contra el cuerpo técnico por supuestas irregularidades en uno de los fichajes.

No dijo quién es la persona que investiga pues el proceso todavía no concluye. Sin embargo, el entrenador brumoso, Jeaustin Campos, aseguró que el funcionario señalado es el asistente técnico Diego Giacone.

A la espera de que concluya esta indagación y lejos de emitir un criterio sobre la supuesta irregularidad, solo quiero referirme a un aspecto que me parece preocupante: la actitud del presidente brumoso Luis Fernando Vargas.

Lejos de mantener la neutralidad que le corresponde, asumió una línea: defender al cuerpo técnico.

Resulta entonces que Vargas determinó, sin haber finalizado la investigación, que la pesquisa del fiscal "no tiene ni pies ni cabeza". Ni siquiera esperó los resultados.

De antemano, desacreditó la posición del fiscal de Cartaginés, un puesto que tiene total independencia para investigar lo que considere necesario.

¿Y qué pasaría si al final del proceso, se determina que realmente hubo anomalías en un fichaje? ¿Defenderá Luis Fernando Vargas a una persona que se aprovechó del club?

Digo, en este momento da la impresión de que a Vargas lo menos que le importa es Cartaginés y, por el contrario, su principal preocupación es defender al cuerpo técnico por encima de la institución.

Hay una frase tan popular como cierta: La institución está por encima de las personas, y si el fiscal abre una investigación porque considera que puede existir alguna irregularidad en contra del club, lo menos que puede hacer el presidente es mostrar cautela y no asumir una posición, ni a favor ni en contra de nadie.

Repito: Ni a favor ni en contra de nadie. Está claro que el investigado también tiene derecho a defenderse.

Lo preocupante es que Vargas ya decidió a cuál bando apoyar, sin importar las consecuencias.

Solo como antecedente, quiero recordar que hace unos meses Liga Deportiva Alajuelense se enfrentó a un caso sobre anomalías en el pago de proveedores con fondos de la institución.

Aun cuando el dirigente involucrado en dichas irregularidades era miembro de la Junta Directiva y, quizás, amigo cercano de muchos en el club, el exvicepresidente Aquiles Mata lo dejó muy claro desde el principio (la investigación todavía no estaba cerrada, por aquello de las dudas): "Habrá que llegar hasta las últimas consecuencias".

No defendió a nadie. Mata sabía que si al final el proceso arrojaba una irregularidad, lo correcto era defender al club sobre cualquier otra cosa.

Ya Vargas tomó una posición.

  • Comparta este artículo
Deportes

Opinión: La arriesgada posición del presidente de Cartaginés

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota