Brumosos no desean tirar las campanas al aire

Últimas noticias

Cartaginés no se cansa de romper rachas, de ilusionarse y de matar gigantes en el camino.

Anoche se hablaba de una “bonita prueba” para los brumosos en su visita a la Cueva y la saldaron con un triunfo categórico.

Seis triunfos en la misma cantidad de partidos y diez puntos de ventaja sobre el segundo lugar son los números contundentes que ratifican que el buen inicio de Cartaginés no es casualidad.

No obstante, en el camerino brumoso no quieren tirar las campanas al aire y más bien llaman a la cordura.

“A esto le queda mucho, vamos partido a partido. Obviamente que es motivante ver que se nos dan los resultados pero tenemos los pies muy bien puestos sobre la tierra”, expresó el capitán José Villalobos Chan.

Inclusive el defensor cartaginés dejó sentado que en el camerino tienen muy claros los objetivos y que nada los distraerá de lo principal, que es ser campeones.

“Aquí no pensamos en rachas, en récords ni en muñecos ni nada. El camerino está muy unido y eso es lo importante”, agregó Chan.

Ese mismo criterio fue respaldado por su compañero Carlos Johnson, anotador del primer gol blanquiazul ayer en Tibás.

“Todo esto nos motiva, pero hay que tener tranquilidad, vamos bien pero no hemos ganado nada, aún queda mucho camino”, reconoció el lateral derecho.

“Fue penal”. Anoche Carlos Johnson protagonizó una jugada polémica al cometer falta dentro del área al morado Deyver Vega, lo que terminó en penal.

Fue el propio Johnson quien admitió que sí hubo falta.

“Iba corriendo y sí sentí que lo toqué en los tobillos, yo n o reclamé porque sí fue penal, no había nada qué hacer”, explicó.

El próximo rival de Cartaginés será el Santos de Guápiles, partido programado para el domingo a las 4 p. m. en el estadio José Rafael Fello Meza, de Cartago.

“Mañana (hoy) cambiaremos la página y solo pensaremos en Santos, sabemos que será difícil”, concluyó Johnson.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Brumosos no desean tirar las campanas al aire