Deportes

Serie Mundial de Grandes Ligas

El espíritu del “B Strong” llevó a Medias Rojas al triunfo en la Serie Mundial

Actualizado el 01 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

El lema posterior a los atentados de Boston se vivió en el campeón de MLB

La convicción, un megacambio, nuevo manager y un gran corazón, las claves

Deportes

El espíritu del “B Strong” llevó a Medias Rojas al triunfo en la Serie Mundial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
La gran figura del campeonato de Boston (Alexander Alvarado)

La convicción en el deporte todo lo puede. Cuando hay convencimiento en un grupo de deportistas todo luce más fácil y las recompensas no tardan en llegar.

Enero 1901

Fundación.
Con el nacimiento de la Liga Americana surgió la franquicia de Boston. Se les llamó, como a otros equipos del Joven Circuito, Americanos. Hasta 1908 pasaron a llamarse Red Sox.

Setiembre 1918

El quinto título.
Babe Ruth, entonces picher, lideró en la Serie Mundial. El 11 de setiembre, con marcador de 2-1 en Fenway Park, los Medias Rojas ganaron el sexto y definitivo partido ante los Cachorros.

Diciembre 1919

Maldición del Bambino.
El dueño de las Medias Rojas vendió a su estrella por cerca de $500.000. Lo demás fue historia: Ruth ganó cuatro Series Mundiales en Nueva York y Boston quedó maldito por décadas.

Octubre 1986

Caída increíble.
Con un Roger Clemens imposible de batear, la maldición parecía acabar. Boston ganó los dos primeros juegos de la Serie Mundial, de visita, pero luego perdió cuatro ante los Sorprendentes Mets.

Octubre 2004

Remontada imposible.
Boston revivió en la serie de campeonato de la Americana, ante los Yanquis, e hizo lo que nadie había hecho: ganar una serie después de perder los primeros tres partidos.

Octubre 2004

Serie Mundial de trámite.
Inspirados por el imposible triunfo ante los Yanquis, los jugadores de las Medias Rojas se volvieron invencibles y barrieron a los Cardenales en la Serie Mundial. Acabó la maldición.

Octubre 2007

Acostumbrándose a ganar.
Boston ganó su primer banderín del Este de la Americana en 12 años. Batalló contra los Indios por el título de liga, pero la Serie Mundial fue un paseo ante los Rockies.

Agosto 2012

El megacanje.
El gerente Cherington envió a Adrián González, Carl Crawford, Josh Beckett y Nick Punto a los Dodgers en el canje más grande de la historia del béisbol. Se liberó de pagar $275 millones.

Octubre 2013

Campaña de convicción.
Después de ser el peor del Este, se ocupó mucha fe para convencer a las Medias Rojas de que podían luchar por el título. Ni los Tigres, ni los Cardenales... Nadie los detuvo.

Eso pasó con las Medias Rojas este año. Convencidos de que tenían una cita con el destino, llegó lo demás: unión, salud, paciencia y, ¿por qué no?, buena suerte... Elementos claves del campeón.

Megacambio. Del sótano de la división a la cima de la Americana y el gran triunfo del Clásico de Otoño.

Aunque todos lo responsabilizan, Bobby Valentine no tuvo toda la culpa del catastrófico 2012. El manager solo atizó la chispa de Boston y provocó un incendio.

El camerino estaba podrido. El año pasado se fue entre derrotas y chismes de cervezas con pollo frito y quejosos mensajes de texto.

Por eso fue tan importante el megacanje con los Dodgers. En una sola transacción Boston se ahorró $275 millones, al liberarse de Adrián González, Carl Crawford, Josh Beckett y Nick Punto.

Los patirrojos no recibieron a ningún jugador que usted haya visto en los play-off , pero sí la libertad para rearmarse y ser competitivos.

Ben Cherington, gerente general del equipo desde 2011 en sustitución del también exitoso Theo Epstein, mostró una visión contraria a lo que se maneja en el resto de las Mayores. En lugar de contratos largos, él trajo agentes libres con pagos millonarios a corto plazo.

Firmó nombres como Shane Victorino, Mike Napoli, Jonny Gomes, Stephen Drew, David Ross, Ryan Dempster y Koji Uehara. Todos importantes en las conquistas de este mágico octubre.

Otro factor importante fue John Farrell. El manager llegó para traer la calma y convencer a sus peloteros, desde temprano, de que tenían una cita con el destino y el título llegaría si tenían fe.

Jóvenes fanáticos de las Medias Rojas cargan el poderoso lema del equipo y la ciudad, tras el juego 6.  |  AFP
ampliar
Jóvenes fanáticos de las Medias Rojas cargan el poderoso lema del equipo y la ciudad, tras el juego 6. | AFP

Una ciudad, un equipo. El pasado 15 de abril dos bombas explotaron cerca de la meta final de la Maratón de Boston. Tres personas fallecieron en uno de los golpes más fuertes que ha recibido la ciudad.

Boston respondió con unidad. En el centro de esa cohesión, las Medias Rojas y un “f...” gigante.

En un emotivo acto en el parque de béisbol, el Big Papi levantó la voz: “ This is our f... city, and no one is going to dictate our freedom. Stay strong “ (Esta es nuestra maldita ciudad y nadie puede dictar nuestra libertad. Sigamos fuertes).

PUBLICIDAD

En ese momento Ortiz dejó de ser el alma de las Medias Rojas para convertirse en el corazón de la ciudad. Con una reciprocidad e idilio que continúa hasta hoy, cuando el título se sigue celebrando. Se usó información de agencias.

  • Comparta este artículo
Deportes

El espíritu del “B Strong” llevó a Medias Rojas al triunfo en la Serie Mundial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota