Deportes

El más temible jugador de todos los tiempos

Actualizado el 10 de abril de 2016 a las 09:47 pm

Deportes

El más temible jugador de todos los tiempos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Una vez más –como contra la Juventus, el año pasado–, el Real Madrid cae por un error psicológico: subestimar al rival. “Exceso de confianza” es un “jugador” temible, un elemento que nadie quiere tener en sus filas. Es el más grande autosaboteador de todos los tiempos, siempre aliado del equipo rival, un matador al lado del cual Pelé, Messi y Cruyff pasan por principiantes.

La historia del fútbol sería otra sin esta sombra, este espectro que infiltra los más ilustres planteles, y los inficiona con su deletéreo veneno moral. Brasil en 1950 y 1982, Hungría en 1954, Argentina en 1958, Holanda en 1974 hubieran todos sido campeones, si no hubiesen cometido el error de alinear entre sus pléyades de virtuosos al señor “Exceso de confianza”.

“¿Qué tendría el mejor equipo del siglo XX que temer del Wolfsburgo, rejuntado provincial de tercera categoría?” –fue el nefasto razonamiento que, consciente o subconscientemente, colonizó los espíritus del Real Madrid–. “¡Uf, qué alivio que no nos tocara contra el Manchester City!”. Y haciendo elisión del equipillo alemán, comenzaron a preparar el duelo contra el rival que vendría después. Pero resulta que el fútbol no funciona así: en cada momento dado, hay un solo contrincante, y cualquiera es capaz de hacernos daño, ninguno carece de aguijón, tenazas, ponzoña, garras o colmillos para destrenzarnos en cuestión de segundos.

Y fue así como reventaron a las prima donnas del Real por 2-0. El “equipillo” de una ciudad fundada en 1938 para aglutinar a las miríadas de obreros de la Volkswagen los tiene ahora caminando sobre la cornisa, con los ojos vendados y un abismo de cien metros a sus pies. Nacido en 1945, y virgen de copas de campeones, el Wolfsburgo hizo lo que mejor saben hacer los “pequeños”: derribar gigantes. El coeficiente UEFA del Real Madrid es de 167 puntos, contra 53 de los alemanes. CR7 cobra 17,5 millones, frente a 4,2 de André Schürrle, “astro” del Wolfsburgo.

Todos números y cábalas se derriten ante la evidencia una y otra vez constatada: en última instancia son once hombres contra once. Ganará el cuadro que purgue de su organismo al señor “Exceso de confianza”, no el que ostente el mejor cartel… pero los hay que nunca aprenden la lección.

  • Comparta este artículo
Deportes

El más temible jugador de todos los tiempos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota