Deportes

El sueño de Keylor Navas vuela aún en sus manos

Actualizado el 02 de septiembre de 2015 a las 12:00 am

Deportes

El sueño de Keylor Navas vuela aún en sus manos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

“Les ha salido el tiro por la culata”. A Florentino Pérez, a Jorge Mendes y a Louis Van Gaal. Y en medio de ellos, dos guardametas quedaron colgados en la telaraña de sus caprichos. Atrapados en ese juego de egos y de intereses, casi mafiosos.

Al presidente del Real Madrid no le importó la opinión del 88 por ciento del aficionado blanco. El coro dominical del Santiago Bernabéu a favor del portero tico no alcanzó para que el prepotente mandamás desistiera de contratar a de Gea.

A la par de Florentino, como piraña al acecho, se movía Jorge Mendes, el representante de jugadores que se relamía con la comisión. Dicen las malas lenguas que una parte era para el señor Pérez, lo que explicaría negocios extraños como la venta de Di María, cuando mejor jugaba en el Real.

Desde el domingo, después de su gran actuación y con el reloj amenazando el destino del tico, su salida y la llegada de David de Gea se tornaban una maraña incomprensible. Los 40 millones de euros por 6 meses de contrato restantes al portero en el United y la salida de Navas, “un pedazo de arquero” – en boca de los cibernautas- lo único que despertaba eran críticas contra el presidente blanco y el agente voraz.

“Vergonzoso que el Madrid tire el dinero así. Totalmente innecesario. Keylor es un dios”, se podía leer entre cientos de halagos para Navas. Pero como en cualquier novela, el final inesperado sorprendió: De Gea pagó los caprichos de su técnico mal encarado que nunca lo quiso vender y la soberbia del mandatario blanco que pretendió llevarlo a toda costa.

Su historia ahora es un drama: no lo quieren los fanáticos en Manchester y no tiene adonde ir. Para colmo, Van Gaal podría obligarlo a extender el contrato a cambio de no fundirlo en la banca. La de Keylor tiene sus aristas: ya sabe que Benítez no tuvo el poder suficiente para defenderlo y, además, cualquier error le será recalcado con saña.

Pero tiene a la afición en la bolsa. En sus manos está convertir la novela en un relato épico, conquistando el Bernabéu a pesar de Florentino, borrando el recuerdo de Casillas, acabando con el anhelo por De Gea. Dios, el destino o una mano negra que se encargó de retrasar la inscripción del español, le han devuelto la ilusión de cumplir su sueño infantil.

  • Comparta este artículo
Deportes

El sueño de Keylor Navas vuela aún en sus manos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota