Deportes

Se rifa la dirección técnica de Saprissa ¡Participa tú también!

Actualizado el 28 de septiembre de 2015 a las 12:00 am

Deportes

Se rifa la dirección técnica de Saprissa ¡Participa tú también!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¿De qué sirve el mejor viento del mundo, si el buque no tiene velas? Saprissa es un navío con torpedos incrustados bajo la línea de flotación, carente de velamen, brújula, timón, sextante y radar, que se debate en medio de una colisión de alisios y septentriones.

Solemnemente ungido paladín morado un día, despedido como técnico y gerente deportivo al día siguiente, Jeaustin es decapitado tan expeditivamente, que tiene tiempo de protestar sosteniendo su cabeza con sus propias manos. Fea, muy fea manera de gestionar las cosas, señor Rojas.

La enternecedora, dulcísima, entrañable y conmovedora amistad que hizo de Campos y Rojas uno de los grandes binomios épicos de las canciones de gesta (Rolando y Oliverio) se deshizo en un pleito de corral, con sus cacareos, el quiquiriquí del gallo hegemónico, el polvazal, y el horror de los chompipes y cabras de la granja. Nada podría haber sido menos digno y elegante que la cesación de Campos.

Rojas improvisa a Sequeira para que le dé algún viso de rumbo a la piragüilla. Una solución antonomásticamente tica: ocurrencias, parches, remedios de emergencia. Sequeira fue un inmenso jugador: es el tipo de hombre que se gana el afecto de la gente.

Pero carece de algo a la que yo le confiero enorme importancia: los papelitos. Diplomas, atestados, títulos, en suma, academia, estudios teóricos. Le tengo un respeto infinito a Akademos, lo que se aprende en las aulas, los certificados que prueban que el estudiante atravesó honesta y exitosamente sus pruebas de iniciación.

Platini, Falcao, Leao, Pasarella, Maradona, Klinsmann, Voller, Dunga, fueron fenómenos, pero fracasaron como técnicos. Sequeira fue nuestro mejor gladiador durante los siete campeonatos de sequía. Pero, ¿es técnico? ¿Qué pretende Rojas? ¿Es Saprissa una escuelita de la niña Pochita para técnicos? El equipo ni va ni viene, tiene ya un año en estado de “transición”, arrastra las mismas falencias (carece de un 9 clásico, de un 10, de un portero, de hombres que retengan el balón cuando está siendo atacado). Lo único que lo identifica es su “precisión” para botar goles. Con marcos de 20 por 30 metros sería campeón perpetuo. Rojas tiene mucho más que explicar que Jeaustin, en toda esta chanfaina.

  • Comparta este artículo
Deportes

Se rifa la dirección técnica de Saprissa ¡Participa tú también!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota