Deportes

En lo que paró el baile

Actualizado el 16 de septiembre de 2016 a las 09:00 pm

Deportes

En lo que paró el baile

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¡Qué parida!, como diría Celso Borges. Pocas veces he sentido tanta impotencia mirando a una de nuestras grandes figuras deportivas, léase Christian Gamboa, bregando y sufriendo lo indecible por los embates de un adversario cien veces superior. Así las cosas, haber sacado el ratito el martes pasado para observar el juego entre Barcelona y el Celtic en el Camp Nou por la Champions League, para mí fue un pretendido relax que derivó en suplicio.

Admiro muchísimo a este muchacho guanacasteco, cuya entrega y capacidad son dignas del reconocimiento que ha sabido cimentar en su brillante trayectoria deportiva. En mi opinión, es el mejor zaguero lateral derecho que ha dado el fútbol costarricense. Por ejemplo, jamás podremos borrar de nuestras retinas el sprint con que alcanzó un balón que se escapaba y, centrado in extremis, permitió a Joel Campbell poner el 1 a 1 parcial en el debut tico ante Uruguay en Brasil 2014, entre otras tantas de sus jugadas meritorias.

Y, bueno, desde que Christian firmó con el legendario Celtic escocés, por fin los dioses del fútbol le hacen justicia, pues ahora milita en un club de indiscutible cartel internacional, en el que goza también de la titularidad.

Sus cualidades para jugar fútbol son innatas. De otra manera no se explica uno cómo Christian ha llegado a cada convocatoria de la Sele y se adueñó del protagonismo, a pesar de que no hacía más que calentar banca en su antiguo club, el West Bromwich de Inglaterra.

El martes, aunque no le salían bien las cosas –como a ninguno de sus compañeros–, Christian no cedía un ápice, tanto que en varios lances del duelo se vio obligado a enfrentar casi simultáneamente al endemoniado tridente que conforman Lionel Messi, Luis Suárez y el brasileño Neymar, a quien, por cierto, antes de que le diera por sentirse cantante, lo creíamos sobrenatural.

El 7 a 0 que Barcelona le recetó al Celtic es un fardo que torna harto difícil el futuro de los verdiblancos en el certamen europeo. Sin embargo, desde esta tribuna, hago votos para que nuestro muchacho sabanero consolide su jerarquía en el club escocés y continúe por la senda convincente y triunfal que comenzó a recorrer desde su niñez, entre los reductos del sol y el mágico embrujo de la luna liberiana.

  • Comparta este artículo
Deportes

En lo que paró el baile

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota