Deportes

El miedo del Madrid agranda a Keylor

Actualizado el 09 de octubre de 2015 a las 12:00 am

Deportes

El miedo del Madrid agranda a Keylor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

A Keylor le bastaron siete partidos de liga para darle al Real Madrid la seguridad que se le esfumaba bajo los palos cada vez que Casillas defendía el arco merengue.

El cambio es tan radical que en menos de una semana Iker hizo la soberbia a un lado y alabó dos veces el nivel de su reemplazo.

Dos penales detenidos con reflejos de gato, solo dos anotaciones recibidas y una ubicación de clarividente para estar siempre en la trayectoria de la pelota, tienen al tico en boca del planeta.

Navas nos va metiendo en un ritual: ver los partidos trepados a la onda emotiva de los narradores para celebrar sus atajadas o tomar por asalto las ediciones en línea de cuanto diario español exista para prendernos en la crónica azucarada de sus hazañas.

Es irónico pero, subyace en el todopoderoso Real Madrid un elemento que potencia el nivel de nuestro compatriota: el miedo que se desprende de los planteos rácanos de su entrenador Rafa Benítez, que traslada el peso de los partidos sobre una defensa que no es buena y obliga a Keylor a recibirse de estrella.

Los analistas coinciden en que el Real arranca como una topadora, se lleva al rival por delante, la emboca una vez y, después, empieza a amasar el resultado hasta que la cosa se complica y termina pidiendo la hora. Y en medio de esa metamorfosis, el equipo que comienza tocando por todos los sectores de la cancha se va diluyendo en una propuesta timorata y poco ambiciosa que traslada el protagonismo al arco en donde Keylor oficia de santo milagroso y para todo o casi todo porque es un ser terrenal.

¿Se hablaría tanto de Keylor si, por ejemplo, el Madrid fuera una maquinita aceitada en defensa y ataque, pasara el partido adherido al arco de enfrente y relegara a su guardameta a intervenciones ocasionales? Eso es imposible.

Una reciente estadística reveló que al Madrid de Benítez lo atacan igual que al de Carlo Ancelotti, y la diferencia está en el guardameta, pues mientras a Casillas lo hincaban con frecuencia, a Keylor solo de manera ocasional.

Más allá de los prolegómenos, Keylor nos brinda una campaña épica para enmarcar porque ¿quién no disfruta viéndolo detener pelotas imposibles que doblarían las rodillas de cualquier grande del marco europeo?

  • Comparta este artículo
Deportes

El miedo del Madrid agranda a Keylor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota