Deportes

Es la hora de empezar el futuro

Actualizado el 07 de octubre de 2015 a las 12:00 am

Deportes

Es la hora de empezar el futuro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La prevista eliminación de la Selección preolímpica no debe pasar inadvertida. A la generación más exitosa en la historia del fútbol tico le sigue una de perdedores. Y hay que buscar la forma de que la brecha entre una y otra tenga el menor impacto de cara al futuro.

Las recién nombradas Comisión de Selecciones y Técnica de la Fedefútbol tienen mucho trabajo por delante. Esa brecha no se puede cerrar con el silencio, con el olvido, sin un informe y sin un proyecto de cambio en relación con las selecciones menores y los encargados de conducirlas.

Es momento de que Carlos Solano, Alfredo Piedra y Geovanny Alfaro demuestren y reclamen sus credenciales como hombres de fútbol. Y que puedan verter un dictamen de lo que pasó con esta generación de futbolistas que fracasaron en todas las eliminatorias que les tocó enfrentar.

Es hora de que esta Comisión Técnica arroje luz sobre lo que pasó y conjuntamente con la de Selecciones, de una vez y para siempre, definan el sistema, el estilo, la propuesta, la idea futbolística de los niños y jóvenes que integren las nuevas selecciones menores.

Dichosamente la sub- 17 de Popeye Herrera está a punto de iniciar su Mundial en Chile. Pero queda ese hueco entre ellos, casi niños aún, y los mundialistas de Brasil. Salvo Matarrita, Ramírez y Ruiz, los preolímpicos nos han dejado esa sensación de orfandad que sabe a hiel y amenaza con acabar de tajo con la historia increíble de los Navas y compañía.

Se impone que quienes definen perfiles de técnicos seleccionadores, recomiendan y los nombran, tengan una idea clara de hacia dónde debe ir el fútbol. Basta ya del divorcio entre una y otra Selección, o del absurdo de ver a una joya como Matarrita jugando con éxito de lateral en la Liga y en la Mayor, pero improvisado de volante, con escaso acierto, en la Preolímpica.

Deben acabarse esos entrenadores sin cartel en las selecciones menores, cuando en realidad la mejor inversión del fútbol debería focalizarse en los muchachos. No hay futuro sin una Sub-15, Sub-17 o Sub-20 bien dirigidas y con futbolistas bien formados y exitosos.

El día que todos sus integrantes jueguen un mismo sistema, que sus entrenadores comulguen en el lenguaje futbolero, tendremos un semillero portentoso para el equipo mayor y, entonces sí, el éxito no será peregrino ni milagroso.

  • Comparta este artículo
Deportes

Es la hora de empezar el futuro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota