Deportes

¿Más cupos…? ¿Para qué…?

Actualizado el 26 de abril de 2015 a las 12:00 am

Deportes

¿Más cupos…? ¿Para qué…?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Buenos Aires

La Copa Libertadores nos da la medida de cómo está el fútbol de clubes en América del Sur. Se fue la fase de grupo y llega la recta final. Pero la corona no refleja todo; hay lecturas muy interesantes que dejan las dos primeras rondas. Vale apuntar, de comienzo, los clasificados por país a los octavos de final: 5 brasileños, 4 argentinos, 2 colombianos, 1 mexicano, 1 boliviano, 1 ecuatoriano, 1 uruguayo y 1 paraguayo.

Con frecuencia leemos en diversos medios que se debería equiparar a todos los países en materia de cupos. Esto porque brasileños y argentinos disponen de 5 y las nueve asociaciones restantes tienen 3. Los comentarios hablan de quitarle a aquellos dos o aumentarle a estos nueve. Craso error: sobre que la Copa ha perdido nivel por la partida de todas las figuras a Europa, esto sería catastrófico. En primer lugar, argentinos y brasileños son los eternos animadores del torneo, los que año tras año le aportan emoción, prestigio, los que presentan en general los escenarios más bonitos, quienes intentan de alguna manera contratar figuras de renombre para conquistar el trofeo y con ello le confieren mayor interés. Además, arrastran multitudes al estadio y tienen las audiencias más altas en televisión. Son también los que atraen a los grandes patrocinadores como Bridgestone, Toyota, Santander, etc. Segundo, cada uno tiene una docena de equipos con tradición, poderío y convocatoria. ¿Sacar a Corinthians, Palmeiras, Flamengo, Sao Paulo, Santos, Gremio, Vasco, Cruzeiro, Inter, Boca, River, Independiente, Racing, San Lorenzo, Newell’s, Estudiantes, Vélez, Central y varios más para igualar el número con equipos que son muy inferiores a ellos… algunos casi amateurs? O al revés: ¿premiar a quienes más pierden aumentándoles su participación?

Está bien así. Brasil y Argentina sostienen la competencia, económica y deportivamente desde hace décadas. Los cinco lugares se los han ganado en 56 ediciones de Copa con títulos y protagonismo. Ahora con 5 equipos y antes cuando tenían sólo dos. Si se implantara un sistema de plazas por rendimiento (algo muy atractivo) quizás tendrían más. Digamos que se instauraran ascensos y descensos. Quien no coloca un representante en octavos durante tres años seguidos pierde un cupo. Quien clasifica al 66% de sus representantes en el mismo lapso, gana uno. A esta altura, los dos líderes tal vez tendrían 8 sillas cada uno.

Como en la Champions. La composición de los 38 lugares es similar a la de la Liga de Campeones de Europa. España, Inglaterra y Alemania tienen 4 plazas, dos de ellas directas. Polonia, Croacia e Irlanda tienen una; e indirecta. Es lógico reflejo del fútbol de cada uno. Y se basan en coeficientes. Estos surgen de la actuación de sus equipos en la competencia.

Cuatro niveles. Veamos una estadística de cuántos equipos clasificó cada país a octavos de final desde el año 2000, cuando se implantó el actual modelo de Libertadores: 1) Brasil, 71. 2) Argentina, 50. 3) México, 30. 4) Colombia, 26. 5) Uruguay, 19. 6) Paraguay, 17. 7) Ecuador, 16. 8) Chile, 13. 9) Perú, 6. 10) Bolivia, 5. 11) Venezuela, 3.

Si medimos en títulos, Brasil y Argentina encabezan con 6 cada uno, y le siguen Colombia, Ecuador y Paraguay con 1. Se advierten cuatro niveles: a) Brasil y Argentina. b) México y Colombia. c) Uruguay, Paraguay, Ecuador y Chile. d) Perú, Bolivia y Venezuela.

Chile , al fondo. Ambas tablas dicen que el fútbol chileno a nivel de club es bastante más pobre de lo que se supone. La mejoría económica del país nunca se tradujo en poderío futbolístico. Es el octavo entre once. Esta Copa para los equipos chilenos fue pésima: eliminados los tres representantes -Colo Colo, Palestino y Universidad de Chile-, perdieron los últimos cinco partidos, les marcaron en conjunto 13 goles y ellos no lograron anotar.

Colombia, tercer claro. El fútbol cafetero aparece nítido como la tercera fuerza sudamericana (reiteramos, a nivel de club). Si hubiese sistema de coeficientes por rendimiento, Colombia podría aspirar a una cuarta plaza fija.

Uruguay quedó solo. Hasta 1988 (más de la mitad del historial), Uruguay reunía 8 títulos de campeón y Brasil apenas 5. Hoy Brasil suma 17 y Uruguay sigue con 8. Y no sólo con los brasileños cedió terreno, también con Colombia, Paraguay y Ecuador, medios de los que antiguamente estaba muy por encima. Ni hablar de su comparación con el fútbol mexicano.

Hay que debatir ideas para jerarquizar aún más la Copa, no para empobrecerla. Y una de las grandes innovaciones (además de los coeficientes por rendimiento) sería extenderla hacia Concacaf. Que no sólo sea México, sino el continente entero.

  • Comparta este artículo
Deportes

¿Más cupos…? ¿Para qué…?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota