Deportes

La chupeta de Joel y otros lujos

Actualizado el 30 de marzo de 2015 a las 12:00 am

Deportes

La chupeta de Joel y otros lujos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hay jugadas que gustan y otras que gastan. Diferenciar entre unas y otras no siempre es tarea fácil.

De Cristiano Ronaldo prefiero un remate con disparo y gol que cinco bicicletas estacionarias, de esas que terminan en el mismo lugar donde iniciaron o encerradas entre varios defensores.

Hay lujos que encantan y otros demasiado caros. Taquitos, bicicletas, gambetas, rabonas, túneles o cañitos (en mi niñez le decíamos “perra” al balón en medio de las piernas). Todas esas florituras son objeto de mi delirio y reproche, según la ocasión.

Las más simple de todas es “una jugada de más”, la gambeta que salió sobrando, acusación lanzada por algunos contra Joel Campbell en el juego contra Paraguay. De eso hablamos después.

Detesto el intento de túnel cuando el pase fácil y efectivo estaba a la vista; entonces, lo que era un ataque en construcción se convierte muchas veces en peligrosa pérdida de pelota.

Deliro, en cambio, con el taquito de Benzemá que puso a Cristiano Ronaldo de cara al gol en el último clásico español. Si el lujo da frutos es una genialidad.

Hay quienes veneran el artificio por el artificio, incluyendo algunos periodistas deportivos cercanos. A ellos les digo con frecuencia: por qué no inventan un nuevo deporte, sin goles, ni porterías, donde túneles, taconazos y demás vayan otorgando puntos.

Mientras tanto admito que el cielo o el infierno de los lujos futboleros no siempre es tan fácil de determinar. A veces se parecen. Joel Campbell -por ejemplo- juega entre uno y otro, entre la irreverencia al rival y el abuso individual, entre la gambeta inesperada y el esperado pase que no da.

Abrimos el pequeño debate en el WhatsApp de compañeros , mientras Joel intentaba marcar diferencia ante Paraguay. Dejando de lado algún abuso evidente, en su caso prefiero que lo intente. Aclaremos -si no es muy tarde-: una cosa es el lujo innecesario y otra la individualidad. Joel se engolosina a veces con la segunda.

Tan solo debe ajustarla un poco. En el Villarreal ya se le ven jugadas en las que toca de primera intención; sobre todo por el centro del campo; por el costado, en cambio, a jugadores como él no hay que quitarles del todo la chupeta; sin ella Joel no sería Joel.

  • Comparta este artículo
Deportes

La chupeta de Joel y otros lujos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota