Deportes

Desde la tribuna: Presos, cine y fútbol

Actualizado el 05 de septiembre de 2015 a las 12:00 am

Deportes

Desde la tribuna: Presos, cine y fútbol

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En el fondo de la esperanza, como quien atisba un rayo de luz desde su laberinto de transgresión, una mujer repite el anhelo que apenas alcanza a balbucear su niño: “Ser futbolista, como Bryan Ruiz”, dice el chiquillo.

Esa escena de la película Presos, de Esteban Ramírez Jiménez, es la única que tiene alguna relación con el fútbol. Pero, qué digo alguna, ¡una gran relación! Simplemente, porque el momento que refiero de este largometraje de ficción, inspirado en Los Presos, un viejo documental del antiguo Departamento de Cine del Ministerio de Cultura (1975), revela la responsabilidad que encaran los astros del deporte al ser referentes y merecer, por lo tanto, la admiración que miles de niños y niñas les profesan, porque sueñan ser como ellos.

El tercer estreno de Esteban Ramírez (Caribe, 2004; Gestación, 2009) ratifica el talento de un director cinematográfico en plena madurez. Desde mi butaca, en una función vespertina del jueves pasado, percibí la expectativa que la trama provocó en los espectadores, jóvenes en su mayoría, salvo el crítico de cine William Venegas, con quien me topé por casualidad.

--“Para vos, no hay película costarricense mala ni fútbol nacional malo, ¿verdad?”, inquirió Venegas, con esa fisga que se le conoce. --No es eso, repliqué. Sencillamente, valoro en su real dimensión nuestro cine y el fútbol nacional. Ambos me apasionan, desde mi óptica de cinéfilo y columnista.

Sin embargo, lo que mi amigo el crítico me endosa, no tiene tanta importancia, como sí la tiene que usted, amable lector (a), asista a las salas donde se exhibe Presos, apoye al cine costarricense con la compra de su boleto y elabore su propio criterio que, al fin de cuentas, es lo valedero.

Aprecie la historia, la dirección, la cohesión entre equipo de producción y elenco, y las actuaciones. Comprobará que Natalia Arias y Leinar Gómez, en los papeles estelares, actúan tan dignamente como lo hacen nuestras figuras en el fútbol internacional; léase Bryan, Celso, Yeltsin, o la jerarquía con que vuela el Halcón de Pedregoso, bajo el cielo del Bernabéu.

“Ser como él”. Eso se propuso lograr Esteban Ramírez cuando, siendo un niño, observó por primera vez el documental Los Presos, de su padre, Víctor Ramírez Zamora. Y le siguió la huella.

  • Comparta este artículo
Deportes

Desde la tribuna: Presos, cine y fútbol

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota