Deportes

Opinión: Sacando agua del bote

Actualizado el 11 de noviembre de 2016 a las 10:15 pm

Deportes

Opinión: Sacando agua del bote

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

A veces uno ve la televisión sin mirar, realmente. Eso me ocurrió el domingo en los minutos previos al partido entre Pérez Zeledón y Saprissa en el estadio generaleño, cuando el primer plano de la tele captó a una persona que, con un vasito desechable y una botellita, recogía agua y barro de “la gramilla”.

En mi despiste, supuse que el doctor Darner Mora, director del Laboratorio Nacional de Aguas –el científico que mejor conoce el tema del agua en este país–, había enviado a uno de sus microbiólogos a tomar muestras del “preciado líquido” para su respectivo análisis. “¡Caray, cuánto hemos avanzado, hasta de eso se ocupan nuestros dirigentes del fútbol!”, dije para mis adentros.

Pero, al aguzar la mirada, me di cuenta de que con esos instrumentos, léase un vasito, una botellita, trapos, escobas y otros portentos de la tecnología, pretendían quitar el lodazal, para que sureños y morados iniciaran el juego. ¡Válgame Dios!

La imagen descrita fue un retrato de la triste realidad actual de nuestro más popular deporte, en lo que a organización e instalaciones deportivas se refiere. ¿No era que la FIFA había dado un plazo perentorio a los clubes para que se pusieran al día en cuanto al acondicionamiento de sus canchas y estadios? ¿En qué paró la disposición?

El campo daba pena. Ocho días antes, en el encuentro de los locales contra Cartaginés, la gramilla ya presentaba las condiciones deplorables del domingo ante Saprissa, sin que se hubiera hecho nada para remediar el problema.

Hay una evidente incongruencia entre el prestigio internacional del que gozamos, merced a la excelente imagen de la Selección, y la cruda verdad del fútbol rudimentario en el que hemos caído. La evasión de los clubes con la obligación patriótica y humanitaria de cotizar para la Caja Costarricense de Seguro Social, los arbitrajes vergonzosos, el culto al engaño en detrimento del fair play , la reyerta vacía y estéril entre los directores técnicos, además de la carencia de campos de juego dignos de la práctica profesional, constituyen el triste inventario del fútbol criollo de hoy. Hagamos algo por mejorar, antes de que resulte demasiado tarde.

  • Comparta este artículo
Deportes

Opinión: Sacando agua del bote

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota