Deportes

Opinión: Pinto volverá

Actualizado el 26 de junio de 2017 a las 04:13 am

Deportes

Opinión: Pinto volverá

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Soy de los que creen que Pinto podría, en algún momento, volver a ser técnico de la Selección. No solo lo considero plausible: lo quiero, deseo que ocurra. No será con la actual generación de jugadores —la relación con el hondureño quedó demasiado viciada por el odio—, pero podría ser para el proceso eliminatorio del Mundial 2022, por ejemplo.

No me resulta simpático, el señor Pinto. Por lo que a mí atañe, es un viejo impertinente, irrespetuoso, robador de cámara, controlador, obsesivo y autoritarista. La gente recurre al autoritarismo justamente cuando es incapaz de inspirar autoridad naturalmente. Así que créanme: no soy un feligrés de la iglesia laica de San Jorge Luis Pinto. Tampoco, he de decir, me gustó nunca el estilo que le imprimió a la Selección. Pero lo que a mí me guste o disguste no tiene absolutamente ninguna importancia. El hecho incontrovertible es que Pinto es un gran técnico, un hombre resiliente, coriáceo, un sobreviviente natural en esa implacable carrera por la vida que es una eliminatoria y un campeonato mundial. En este tipo de procesos no suele ganar el que juega más lindo, sino el más pragmático, el más adaptativo y el que mejor sepa sobrevivir: es darwinismo social en su más pura manifestación. No era el caso en 1970, cuando un equipo con cinco números diez (Pelé, Tostao, Rivelino, Jairzinho y Gerson) podía ganar un campeonato ofreciendo un despliegue de poesía y belleza balompédica. Pero sí es el caso en el momento histórico en que vivimos.

Creo que Ramírez ha sido un buen, oficioso, aplicado alumno de Pinto. Pero no alcanza todavía, ni remotamente, el nivel de astucia futbolística de su maestro. En sus manos, la Selección ha estado decayendo, y ello sobre todo en el parámetro que mejor dominaba: la defensa. Quizás por querer desmentir a los que lo acusan de practicar un juego ultraconservador, Ramírez ha cometido el error de cambiar su estilo de juego, y el resultado ha desnudado tremendas deficiencias en todas las líneas de la Selección. Ahora ni defendemos ni atacamos bien.

Sí, amigos: veo a Pinto nuevamente en la Selección. Más temprano que tarde. Habría que ser un malagradecido endémico para no reconocer el impacto inmensurable que tuvo en nuestro fútbol. Seré el primero en celebrarlo.

  • Comparta este artículo
Deportes

Opinión: Pinto volverá

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota