Deportes

Opinión: Limón, que este carnaval te lleve al podio

Actualizado el 06 de abril de 2017 a las 08:34 pm

Deportes

Opinión: Limón, que este carnaval te lleve al podio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Carnaval eterno, en la cancha y en la grada; con Scott afónico de gritar goles de todas las facturas, Esquivel respetado al fin como estratega y los hermanos Marín en plan grande.

Es la postal inédita de este Limón líder merecidísimo, sobrado y humilde, protagonista de un Verano que lo tiene como foco de todas las miradas para delirio de su gente, que no termina de bailar. El equipo que partía de cero cada semestre esta vez se reservó la estructura, encontró a los once que Horacio añoraba y se dedicó a bordar desde el fondo para llegar al gol tocando.

Limón nos acostumbró este certamen a las palizas de 6 o 4 goles en casa, a presentaciones edificantes cuando actúa de visita –una asignatura pendiente aún– y a abrirse un hueco en los pronósticos como candidato al título.

Su campaña premia a un técnico sin pergaminos, pero estudioso; a un rebelde y transgresor del banquillo, que dispara munición gruesa contra colegas aburguesados que se repiten en excusas para justificar sus pobres campañas.

Esquivel se metió en la médula de sus futbolistas, convirtió los problemas tradicionales del equipo –recursos y ausencia de facilidades– en oportunidades y ahora está a una cuadrangular de citarse con la historia.

Rescató a Dexter del retiro y le puso un candado al arco, empoderó a los Marín con credencial de inamovibles y ellos le respondieron con manejo y salida –Erick– y equilibrio con pegada –Miguel–, le dio a Espinoza la manija y liberó a Scott en el área. El resto se plegó a la propuesta de achicar la cancha, limitarles espacios al rival, alzarse con la posesión de la pelota y enfilarse al gol previa sinfonía de toques, como estilan los grandes equipos.

No ha sido fácil: recuerdo una rueda de prensa, tras perder ante un grande, cuando Esquivel se quejó de que “mis jugadores hoy fueron muy light para marcar y por eso perdimos”.

A la distancia, uno quisiera que este carnaval delirante se prolongue hasta el podio, que los limonenses se cuelguen la medalla de campeón, que el carnaval dure día y noche para regocijo de una provincia que siempre nos da y nunca le cumplimos. Un título verdolaga tendría un efecto multiplicador en un fútbol que tiene a Limón como cantera permanente, sería un revulsivo para reactivar ese semillero eterno ahora que nuestras selecciones dan señales de agotamiento.

En un plano más personal, el torneo premiaría el esfuerzo, el talento y la calidad de un grupo de profesionales humildes, que se trazó un plan maestro y se entusiasmó con la idea de trascender y anclar en la historia.

No importa si los salarios llegan tarde, no importa si otros lo superan en nombres, Limón está ahí, presagiando desenlace de carnaval en el podio y probándose el traje de favorito.

  • Comparta este artículo
Deportes

Opinión: Limón, que este carnaval te lleve al podio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota