Deportes

Opinión: Keylor, mano a mano con la incertidumbre

Actualizado el 22 de septiembre de 2016 a las 10:32 pm

Deportes

Opinión: Keylor, mano a mano con la incertidumbre

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hay una jugada en el repertorio de Keylor que resume su grandeza: el mano a mano.

Es esa acción en donde el delantero tiene el control y la pelota, pero él invierte las reglas de la lógica y, casi siempre, gana al interponer reflejos y velocidad a las pretensiones de gol.

Uno hila fino y piensa que Navas ha vivido en un mano a mano permanente con el destino, desde que le puso alas al sueño de ser arquero y se afirmó en el puesto sin miedo a nada.

Las barreras tienen apellido: primero fue Porritas en Saprissa, después Munúa en Levante, luego Casillas en el Real Madrid y ahora Casilla, en el mismo club.

Cuatro meses lejos del arco por lesión, enmohecieron el brillo de Keylor y catapultaron a Kiko del banquillo a la formación estelar, alternando producciones de todos los tonos.

Navas ya está en plenitud de condiciones, debería hacerse de nuevo con la portería a la usanza de los códigos futboleros, pero el técnico duda, gambetea la decisión y se contradice.

¿Qué significa Keylor, sinceramente, para el Real Madrid? ¿Por qué debe pagar derecho de piso de nuevo si ya demostró su valía en la Champions y la Liga? ¿Qué le falta demostrar?

Uno se pregunta, ¿y si Sergio Ramos fuera el que viene de una lesión? ¿O se postergaría el regreso si el personaje fuera Cristiano Ronaldo o Gareth Bale? Desde luego que no.

El Madrid no valora a Keylor; jamás lo ha hecho. Por eso el presidente intentó venderlo y lo montó en un avión con destino a Manchester. Se topó con un arquerazo por accidente, cuando su pase se frustró por un formalismo de tiempo.

El puesto es del portero titular, venga de una lesión o no. Las trayectorias se respetan, esos galones bien ganados son un cheque en blanco hacia la estelaridad. No cabe salir ahora con frases como “habrá rotación y eso incluye a la portería”.

Keylor ya caminó por esos lares, se recibió con creces y merece respeto. No es justo que se le dé un trato de aprendiz cuando su aporte fue decisivo en la consecución de la Orejona o en mantener vivo al Madrid hasta las fechas finales de la última liga, algo que se le debe en exclusiva a él, pues cuando muchos bajaron los brazos por la ventaja del Barcelona, el tico mantuvo el profesionalismo y fue decisivo.

Ahora el destino lo tiene de nuevo mano a mano con la incertidumbre de cuándo volverá a jugar. Zidane tiene la palabra o acaso se le olvidó que la titularidad siempre lo esperaba cuando regresaba de una lesión, sin pasar por filtros, gracias a su clase y trayectoria.

  • Comparta este artículo
Deportes

Opinión: Keylor, mano a mano con la incertidumbre

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota