Deportes

Opinión: Keylor Navas retorna al foso de las serpientes

Actualizado el 09 de febrero de 2017 a las 10:46 pm

Deportes

Opinión: Keylor Navas retorna al foso de las serpientes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La línea dura del madridismo que quiere a Keylor fuera del Real se relamió los bigotes esta semana cuando reflotó la versión del pase de David de Gea al club el próximo verano.

El capricho de Florentino Pérez le saldría caro a los merengues, pues implicaría una operación de 70 millones de euros, en la que Navas podría ir como moneda de cambio.

Después de aquel frustrado pase por un tecnicismo en la documentación, que tuvo a Keylor sentado en un avión rumbo a Londres y fuera del Bernabéu, se puede esperar cualquier cosa. Sin ser paranoico, uno interpreta que esa guerra de cuestionamientos recurrentes –en la que cronistas y “analistas” juegan de pitonisas– solo procura apurar la salida de Navas.

Para Keylor esto implica volver al foso de las serpientes, cargar con el pesado lastre de las críticas con fundamento o sin él, y ver desfilar uno tras otro a los candidatos que amenazan con quitarle el puesto.

No se trata solo de De Gea. Al candidato “natural” y más “potable” del madridismo ortodoxo se sumaron esta vez Thibaut Courtois, Gianluigi Donnarumma y Hugo Lloris. Ninguno en su mejor versión es más que el nuestro, como lo patentaron en su momento estadísticas relativas a eficacia, paradas, incidencia en el resultado y dominio del puesto.

Pero quizá eso no tenga peso esta vez cuando desde todos los frentes se detectan voces autorizadas y no tanto, que indistintamente en radio, TV o prensa escrita y digital, hablan de que el tico ya no es el mismo.

El riesgo para Navas es que este frente de detractores maximice un error común o potencie una mala tarde personal o del equipo, que suelen ser frecuentes en este afiebrado Madrid un día sí y el otro también. Ese sector de línea dura jamás digirió que un muchacho de origen humilde, devoto de sus sueños y avalado por su esfuerzo, se parara bajo el arco más mediático del mundo y no desentonara.

Deberían dejar el orgullo a un lado y caer en la cuenta de que el tico fue decisivo en la materialización de las últimas glorias merengues, que incluyen una liga y una Champions.

A Keylor nadie le quita lo bailado. ¿Cuánto deberemos aguardar para que otro compatriota reedite su mundial mágico, su pase al Madrid y todo lo que le resta por ganar?

Hay un mundo más allá del Madrid. Si el serpentario termina por hacerse con la suya y alejarlo de lo que se ha ganado a punta de esfuerzo, Europa aún tiene mucho que ofrecerle. Sería un cambio de página, sin impacto para su vida porque la leyenda y la inmortalidad hace tiempo clonaron sus paradones y también se echaron a volar.

  • Comparta este artículo
Deportes

Opinión: Keylor Navas retorna al foso de las serpientes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota