Deportes

Macho Ramírez, esas épocas ya pasaron

Actualizado el 25 de septiembre de 2015 a las 12:00 am

Deportes

Macho Ramírez, esas épocas ya pasaron

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Aclaro que no es una decisión tomada. Fue una simple respuesta a una consulta periodística, pero igual me indigestó. La Sele no tiene nada que hacer en el estadio Saprissa.

La consulta se la hizo un periodista de Repretel al Macho y el técnico lo consideró como eso, una posibilidad, nada más, de cara a la inminente eliminatoria.

Óscar Ramírez también insinuó que el Alejandro Morera podría servir de casa para jugar con los equipos del Caribe.

Con honestidad pienso que Costa Rica ya superó las etapas en las que actuar en determinada cancha como local era decisivo para asegurar un resultado.

La brillante hexagonal jugada en el Estadio Nacional y la posterior presentación en Brasil 2014 marcaron un salto de calidad en el rendimiento de nuestro equipo.

Terminar el Mundial como revelación es una responsabilidad que debemos honrar con una línea de juego a tono con esa conquista y por ello cualquier decisión que implique adoptar recetas de antaño, es un retroceso.

Antes sí se imponía poner a sufrir a Cobi Jones, Alexis Lalas y demás tropa yanqui con el efecto terremoto en la gradería sur morada, pues éramos débiles de mente y pensábamos, erróneamente, que infundiendo temor estábamos más cerca de ganar. La treta sirvió e inclusive dio origen a un récord vigente en eliminatorias, aunque las condiciones cambiaron y tenemos que comportarnos como el buen equipo que fuimos en Brasil.

La casa de la Selección es el Nacional. Esa estructura es el ancla en donde se van a fijar las glorias nuevas y ya se demostró camino al Mundial con presentaciones de altísimo nivel ante México, Estados Unidos, Panamá y Honduras.

Esa comunión entre equipo y grada, con un elenco inspirado por el aval y el amor de su gente, fue un coctel exitoso que presagió la hora más gloriosa de nuestro fútbol. En la medida en que dimensionemos el punto de inflexión alcanzado, nos familiarizaremos con la nueva realidad, nos exigiremos más, rendiremos mejor y nos situaremos en la senda del crecimiento.

Macho, no busquemos en las recetas del pasado la fórmula para administrar el patrimonio de lo que logramos en el Mundial. Atrevámonos a pensar en grande.

  • Comparta este artículo
Deportes

Macho Ramírez, esas épocas ya pasaron

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota