Deportes

Las argollas del Macho Ramírez

Actualizado el 08 de noviembre de 2015 a las 12:00 am

Deportes

Las argollas del Macho Ramírez

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Óscar Ramírez debe tener argollas. Todo técnico las tiene. Algunos se casan con los nombres; otros, con la gente de confianza; unos, con quienes rinden en la cancha. Óscar Ramírez debe tener argollas; tan solo cuesta descifrarlas.

No es tan simple, ni tonto, ni absurdo, ni envenenado como vaticinaron algunos ante su nombramiento, seguros de que se venía por delante una Liga-Sele . Los cuatro saprissistas, los cuatro heredianos y los tres manudos convocados para el inicio de la eliminatoria dejan sin lugar tan insensato pronóstico.

Hasta donde sé, el Macho Ramírez no es un romántico que sueñe tener por epitafio un “aquí yace quien apostó por rojinegros con los ojos cerrados”.

Casi diría que Ramírez no distingue el color de la camiseta cuando lápiz en mano se pone esbozar su lista de convocados.

Quizás tenga “argolla” con Keylor Navas, Óscar Duarte, Pipo González, Celso Borges, Bryan Ruiz, y Joel Campbell, como la tendría cualquier mortal en el banquillo de Costa Rica. No apostar por la generación más exitosa de legionarios sería como casarse con las ganas de perder.

Ellos, los mundialistas de Brasil 2014, rompieron con aquellas listas de antaño llenas de morados o manudos, tan morbosas para el aficionado como carentes de jugadores con verdadero roce internacional. Ellos, los venidos de Europa, estarían en todas las listas de convocados, así en Costa Rica como en Nicaragua.

Nadie cuestionaría esa “argolla”. Nadie, excepto el propio Óscar Ramírez, capaz de dejar en banca a un desencanchado Joel, hasta que el delantero del Arsenal se ganó de nuevo la oportunidad.

El Macho tampoco parece acomodarse a los pequeños grupos de jugadores. A Marco Ureña lo tiene de regreso en el grupo, sin importar viejos roces del atacante durante el Mundial con algunos de los más connotados jugadores y líderes de la actual selección. Si el técnico es indiferente con las “argollas” internas, el grupo también terminará jugando por una sola causa.

El Macho debe tener preferidos -como todos- pero de momento se casa con quien da resultado. Está claro: quien disfruta la disputa entre la Liga y Saprissa que vea hoy el clásico, no la lista del Macho.

  • Comparta este artículo
Deportes

Las argollas del Macho Ramírez

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota