Deportes

Desde la tribuna

Jonathan en combo

Actualizado el 13 de mayo de 2015 a las 12:00 am

Deportes

Jonathan en combo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Uno es un guerrillero de la cancha, luchador de 90 minutos y tiene cara de pocos amigos. El otro es un pistolero de tiempo completo, escurridizo y letal en el área y con pinta de buena gente. Los hermana el gol y el nombre; los divide el antagonismo de su camiseta.

Lo mejor es que cuando empezábamos a pensar que el sustituto de Álvaro Saborío no había nacido, los dos alzaron la mano y se abrieron campo a punta de goles. Los dos Jonathan, McDonald y Moya, pelean el título de artillero y reclaman cupo en la Selección.

El de La Liga vive su propia redención, después de aquel episodio que lo vistió de villano expulsado en una final contra Saprissa. Dos torneos después, dos goles suyos tienen al equipo rojinegro a las puertas de una final y a su otro yo a punto de enterrar para siempre al fantasma de su pasado.

Para los saprissistas, seguramente seguirá siendo el “Mc Perra” o el “Mc Gorreador”. Pero de la boca para afuera. Los siete goles que ha anotado en clásicos desde el 2011 en que apareció vestido de rojo y negro, lo convierten en un cañonero de mucho respeto. Y para su gente, ese ha sido el bálsamo para lavar las heridas de aquella final perdida por culpa de un McDonald sin control.

Tuvo un perdón condicionado. Algunos jalones de mechas y los suspensos que genera cada reacción suya después de un choque sin frenos, de esos que protagoniza a cada rato, confirmaron que la terapia iba por buen camino y que la agresividad encontraba canales exclusivos en la disputa por los balones divididos y explotaba con los festejos en la red contraria.

Jonathan Moya pasó su prueba de fuego apenas en su primera temporada de estelar saprissista, donde emergió de la banca para convertirse en pieza clave de su artillería. Demostró que su éxito en Uruguay de Coronado no era el de un goleador nacido para equipo chico. Sus 18 goles en la sumatoria de Invierno y Verano, con apenas 23 años, son toda una promesa de extensión al legado de Evaristo y Saborío.

El incansable Mc Donald y el taimado Moya tendrán hoy la oportunidad de mantener su carrera para inscribirse en la historia. Gane quien sea, el fútbol nacional tiene dos nuevos bombarderos para vestirlos con la casaca tricolor y enviarlos a la trinchera donde se defiende el honor patrio.

  • Comparta este artículo
Deportes

Jonathan en combo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota