Deportes

Gracias por pelearte en Panamá, enanito

Actualizado el 01 de diciembre de 2015 a las 12:00 am

Deportes

Gracias por pelearte en Panamá, enanito

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Gracias, enanito, por enfrentarte con uno más grande. No avalamos la violencia, pero admiramos tu valentía. Protagonizaste un David vs. Goliat contemporáneo, solo que en un estadio panameño.

Nuestro técnico, Óscar Ramírez, te debe su posición actual a vos y, por extensión, el país te debe gratitud. Específicamente, la Sele, sus jugadores e hinchada.

La Tricolor se ve mejor línea por línea y es un verdadero equipo, en el que las individualidades están al servicio de lo grupal y no al revés. No existen vacas sagradas, sino un sistema táctico definido, defensivo sin excesos, equilibrado, ordenado, con formas de embestir científicamente elaboradas, sin descuidar la zaga.

La utopía de querer jugar como Argentina sin ser Argentina, o como Alemania sin ser Alemania, al ataque, proponiendo siempre, como si se tuviera con qué, quedó atrás; cedió su lugar al pragmatismo, a la fórmula del éxito en Italia 90 y en Brasil 2014, ¡la defensa como base del resto!

En el Rommel Fernández (victoria tica 1-2) faltaron Keylor, Oviedo, Duarte, Yeltsin y Celso, ¡casi medio equipo!, pero Pemberton, Matarrita, Waston, Granados y Azofeifa cumplieron con creces, porque lo más importante es la partitura, por encima del nombre de los músicos.

¡Claro que el talento cuenta!, pero cuando no abunda, nada como la táctica. Entonces, ya no importa tantísimo el quién, sino el cómo, ni dónde juegue el reemplazo del becerro de oro, porque lo que prevalece es el orden, el yo al servicio del nosotros. La colectividad.

Y todo gracias a vos, enanito, porque te apeaste a la Tentación, esa enorme embustera que le susurraba al Machillo consejos fútiles: “Te van a decir miedoso, mejor atacá, demostrá que podés jugar ofensivo de visita, lucite, callá bocas”. Pero vos, ese ángel y buen consejero como el que todos tenemos internamente, al que algunos llaman Conciencia y otros Razón, ¡lo tumbaste! Y fue así que Óscar te hizo caso, evaporó al diablillo embarcador (agrandado por los románticos del fútbol), planteó un equipo balanceado, pero con énfasis defensivo, y ganó tres puntos de oro en Panamá.

Ese buen consejo tuyo tiene a Ramírez y a la Sele en su posición actual, el liderato del Grupo 2. ¡Gracias, enanito!

  • Comparta este artículo
Deportes

Gracias por pelearte en Panamá, enanito

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota