Deportes

Fútbol sobre el papel

Actualizado el 04 de septiembre de 2015 a las 12:00 am

Deportes

Fútbol sobre el papel

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

A veces el fútbol es poesía. Jugada, chispazo, genialidad que rima con la belleza. Destello de gloria. Síntesis de la perfección. Ataque que encanta. Defensa que inspira. Pausa que apacigua. Balón que roza el cielo. Palabra que se escribe con el empeine y se tilda con el taco. Verso libre en el área grande. Estrofa de cuatro líneas que concluye con el punto en el fondo de la red y muchas voces declamando ¡gol! Endecasílabo que se recita de memoria. Métrica perfecta de pie a pie. Soneto desde el punto de penal. Romance que pasa besando el horizontal. Sinalefa de los tiempos extra. Diéresis en el medio campo. Sinéresis entre los dos tiempos reglamentarios.

En ocasiones el balompié es haiku. El triunfo de lo breve. Alegría fugaz. Emoción efímera. Pasión pasajera. Tensión en pocos segundos. Explosión en corto. La elegancia de lo sencillo. Clímax en el punto final. Ofensiva con espacios en blanco. Tiro libre que cabe en un suspiro. Tarjeta amarilla en contra del pase largo. Tarjeta roja a la palabrería de las fintas. Amago que sugiere. Remate a boca del marco. Movimiento que puede dejarnos fuera de juego. Fama ligera. Instrucción que es más silencio que palabra. Esperanza que se esfuma con un pitazo.

Sucede también que el deporte rey es cuento. Relato intenso o aburrido que se lee en dos tiempos y con descanso en el medio. Episodio a veces lento, a veces trepidante. Prosa en ocasiones clara, en ocasiones confusa. Trama que se resuelve en 90 minutos. Historia que de repente nos sorprende con un desenlace sorpresivo. Narración que en algunos momentos genera más dudas que respuestas. Diálogos con el balón. Ambientes en las graderías y en las canchas. Descripciones en la pizarra. Metáforas que calientan el zacate. Símiles que alzan vuelo desde la banderola del tiro de esquina. Hipérboles que entran de cambio por sinécdoques. Ocasionalmente es puro cuento y cuentazo.

Este juego es, además, novela. Ficción de nunca acabar. Prólogo de programas radiales. Desarrollo televisado. Epílogo en los periódicos. Capítulos de árbitros culpables. Personajes honestos y personajes villanos. Asimismo, es guión de teatro. Libreto estratégico. Obra en dos actos (por lo general). Actores que simulan faltas.

Sí, a veces el fútbol deja una huella de tinta sobre el papel...

  • Comparta este artículo
Deportes

Fútbol sobre el papel

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota