Deportes

Copa Oro (Parte I): Los favoritos son...

Actualizado el 09 de junio de 2015 a las 12:00 am

Deportes

Copa Oro (Parte I): Los favoritos son...

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

México y Estados Unidos se reparten los títulos del área por dos razones. Cuentan con mejores condiciones deportivas que la mayoría de sus rivales y, encima, juegan todas las Copas Oro en casa, con los estadios norteamericanos atiborrados a su favor. Doble ventaja.

Ser organizador no garantiza títulos, ¡pero cómo ayuda! Uruguay, Italia, Inglaterra, Alemania, Argentina y Francia ganaron mundiales en sus estadios, y el cuarto lugar de Corea del Sur en 2002 no sería concebible fuera de aquel país (ni sin la mano negra del arbitraje).

México jugó sus dos mejores copas en México; Suiza, de local; Suecia, en casa; Chile, en Chile; Japón... ¡Adivinó!

No hay que ser Stephen Hawking para entender que ser local sí ayuda. Los equipos rinden mejor en casa que fuera. Punto. Y esto se magnifica en Concacaf, donde hay menos competencia.

Hoy, la “amenaza” sería Costa Rica, por el antecedente de Brasil 2014. Aunque parejos en la cancha (siempre que no nieve frente a EE. UU.), para los ticos hoy, como fue y será para cualquier sublevado ocasional (Honduras 1991, Panamá 2005 y 2013), el obstáculo adicional es jugar de visitante.

En eliminatorias, que se dirimen en cotejos ida y vuelta todos contra todos, Costa Rica le gana la serie particular a Estados Unidos y, en dos de las últimas cuatro hexagonales, también superó a México. En cambio, en Copas Oro, siempre a domicilio, su récord es negativo.

No se discute que se juegue donde el Tío Sam. Solo allí es rentable gracias a los aficionados que EE.UU., México, El Salvador y Guatemala llevan a los estadios (los dos últimos “jalan” hinchada, pero son más limitados en la cancha).

No es la plata en sí, sino tenerla para ser local perpetuo lo que inclina la balanza. Si fuera solo por dinero, Canadá estaría a la altura de sus vecinos. Y no, porque no es un país “futbolero” (sería como pedirle a Qatar alzar la copa mundial). Aún así, fue el único capaz de quebrar el bipartidismo regional (en 2000).

Entonces, si un país adinerado, pero poco apasionado (Canadá), ganó una copita, ¿puede lograrlo una nación pobre, pero 100% “futbolera”? La respuesta es sí. Siempre hay excepciones, pero...

Mañana, solo en www.nacion.com, la segunda parte: La legión se desinfló.

  • Comparta este artículo
Deportes

Copa Oro (Parte I): Los favoritos son...

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota