Deportes

Desde La Tribuna

Rusia 2018, no será fácil

Actualizado el 13 de noviembre de 2015 a las 12:00 am

Deportes

Rusia 2018, no será fácil

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Veo fútbol desde 1968 y no recuerdo una eliminatoria fácil. Sufrieron en esta etapa desde cracks de antaño como Edgar Marín y Walter Elizondo, hasta modélicos contemporáneos como Keylor Navas o Bryan Ruiz.

Con una diferencia de 37 años, a estos cuatros cracks los hermanó la desgracia de quedar fuera de un Mundial cuando el devenir del partido pintaba para otra cosa.

El 10 de diciembre de 1972, y aunque el juego no daba billete a la Copa del Mundo pero sí nos permitía seguir en liza camino a Alemania 74, Honduras nos igualó 3-3 un partido que ganábamos 3-0. Fue un golpe casi traumático para un niño de 10 años, como era yo entonces.

Y el otro encuentro, anclado en el imaginario popular ya en plena era digital y revolución tecnológica, fue el 14 de octubre de 2009 contra Estados Unidos, cuando tras el 2-0 de Bryan resignamos la clasificación a Sudáfrica 2010 con un 2-2 agónico. Ese encuentro sí valía un Mundial.

Ahora que recién desempacamos el sueño de Rusia 2018 ante Haití, en la cuadrangular que debería clasificarnos a la hexagonal que repartirá tres plazas y media, hay que arrancar bien.

El primer juego es clave, pero no decisivo. Escribo esto en cualquier escenario. El de victoria o el del revés impensado, que contemplaría en esta última categoría hasta un empate. En uno u otro caso no convendría entregarse al optimismo desmesurado si ganamos o sumirnos en la depresión temprana si las cosas no salen como esperamos.

Por momento futbolístico, trayectoria reciente, hombres y experiencia estamos un escalón por arriba de Haití, Panamá y Jamaica. Eso sí: hay que patentarlo en la cancha, con nivel de juego, buenas producciones individuales y una estructura colectiva que lo respalde.

La convocatoria de Oscar Ramírez dejó satisfecha a la mayoría. Están todos los legionarios, excepto Keylor por lesión, como dicta la lógica porque este equipo se ganó la confianza a raíz del brillante Mundial de Brasil 2014 y hoy ese lote de futbolistas es inamovible.

En cuanto a los llamados del medio local, privó el equilibrio, con una lista equitativa entre saprissistas, alajuelenses y heredianos, desvirtuando el temor de aquellos que temían una sobredosis de manudos por el pasado reciente del Machillo.

Aunque dilapidamos casi un año, entre la búsqueda de entrenador y la gris campaña de Paulo Wanchope, Ramírez empleó los fogueos tras su nombramiento para probar hombres y roles en aras de definir el estilo en casa y el que corresponda cuando salgamos de visita.

En el Nacional, con el amparo de una hinchada que agotó el boletaje por adelantado, iremos en plan avasallador, a copar todos los sectores de la cancha para ganar la pelota, darla con ventaja y tejer juego ofensivo que termine en gol.

Y cuando toque ir de visita, como el martes en la complicada excursión a Panamá, el libreto irá con una buena dosis de mesura y equilibrio, para pillar al rival mal parado y hacer uno o dos goles que comenzaremos a cuidar.

Y a la hora de barajar nombres, no importa si son exmundialistas o gente de la casa. Lo que deseamos es allanar el camino a Rusia como corresponde, en firme, sin el temor a los viejitos fantasmas que un día nos hicieron llorar.

  • Comparta este artículo
Deportes

Rusia 2018, no será fácil

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota