Deportes

Un error liquidó a la mejor Costa Rica

Actualizado el 17 de julio de 2013 a las 12:00 am

Deportes

Un error liquidó a la mejor Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hartford, Connecticut. Fue un solo golpe..., pero letal. Un contraataque fulminante bastó ayer para manchar con una derrota la mejor cara que Costa Rica ha mostrado en esta Copa de Oro.

Duele, porque anoche la Tricolor mejoró notablemente comparada con el equipo vestido de rojo que disputó los dos primeros juegos de este torneo.

Esa Costa Rica que saltó ayer a la cancha del Rentschler Field, sí es el conjunto ordenado, táctico y luchador al que muchos llamaron candidato al título.

La Selección que Estados Unidos derrotó ayer quizá no merecía la suerte que tuvo, pero se descuidó un segundo y eso bastó para que, a ocho minutos del final, Brek Shea liquidara el juego.

La “otra Costa Rica” se notó desde el principio. Jorge Luis Pinto plantó cinco hombres en defensa y, delante de ellos, a un todo coraje Yeltsin Tejeda.

Arriba no apareció Álvaro Saborío. En su lugar, el timonel tricolor apostó por la velocidad de Kenny Cunningham, Rodney Wallace y Jairo Arrieta.

En la acera del frente, el técnico Jurgen Klinsmann no renunció al fútbol de toque y velocidad que ha planteado durante el arranque del certamen.

Con las cartas tiradas, la primera parte fue un juego de ida y vuelta. Estados Unidos avanzaba por las bandas y centraba en busca de su goleador, Chiris Wondolowski; pero siempre encontraron a Roy Miller, Giancarlo González y Michael Umaña en la cobertura.

El cerrojo tricolor espantó al fantasma de las primeras partes espantosas, y hasta inspiró a los ticos para ir en busca de un gol.

Fue Cunningham quien tuvo la primera opción, al 22’, con un cabezazo que se fue directo a las manos del guardameta Sean Johnson.

Diez minutos después, Junior Díaz le paró la respiración a todo el mundo, con una chilena que pasó rozando el horizontal, cuando ya Johnson había hecho la estatua.

Los anfitriones encontraron en Alejandro Bedoya y José Torres sus mejores cartas de ataque; sin embargo, no fue si no hasta el segundo tiempo que ambos asustaron realmente a la zaga tica.

Primero, con un tiro de Bedoya que Patrick Pemberton manoteó fuera del área y, un minuto después, con el tiro libre de Torres que el arquero sacó del ángulo.

PUBLICIDAD

Irónicamente, el gol cayó tras la mayor acción de peligro tica. Un cabezazo de Carlos Johnson se estrelló en el palo y a punta de rebotes, el balón se alejó del área.

Cristopher Meneses no logró rechazarlo y lo dejó servido para el contragolpe. El gran pase de Landon Donovan halló a un solitario Brek Shea, que fusiló a Pemberton para escribir la dolorosa historia.

  • Comparta este artículo
Deportes

Un error liquidó a la mejor Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Katherine Chaves R.

katherine.chaves@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo.

Ver comentarios
Regresar a la nota