Deportes

A ritmo colombiano, atletas del Istmo dijeron adiós

Actualizado el 18 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Deportes

A ritmo colombiano, atletas del Istmo dijeron adiós

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         El cantante colombiano Carlos Vives hizo vibrar el Estadio Nacional con el concierto que puso el broche de oro  en la clausura. | JEFFREY ARGUEDAS.
ampliar
El cantante colombiano Carlos Vives hizo vibrar el Estadio Nacional con el concierto que puso el broche de oro en la clausura. | JEFFREY ARGUEDAS.

En la penumbra, frente a la tarima, dejó de brillar el oro. Agolpados ticos y nicas, panas y catrachos en una maraña donde apenas se distinguían siluetas, los atletas del Istmo se olvidaron en cuál cuello terminó cada oro.

¿Quién iba a decir que tras saltar tan alto, pedalear tan fuerte y levantarse como pajaritas de papel sobre el potro de gimnasia, los jóvenes atletas iban a tener energía para un último baile?

Y Carlos Vives los invitó a todos a jugar con él y olvidarse de los podios y los entrenadores.

El colombiano no escatimó nada. Todavía la mitad de los atletas y voluntarios caminaban desde la gradería sur, desde donde vieron toda la ceremonia de clausura, hasta la tarima del colombiano ubicada al extremo norte del estadio, cuando sonaron las primeras notas de Pa Mayté .

Desde la gradería fue imposible distinguir quién tenía cuál escudo bordado en el pecho. Qué ironía más hermosa que llegara un colombiano para unir a tantísimos centroamericanos.

“Qué envidia de la buena tener un grupo de deportistas sanos como ustedes”, confesó el cantante.

A la tercera pieza, luego de dejar el estadio vibrando con Déjame entrar, Vives se enfundó un chonete y se lanzó a conquistar a los espectadores que llegaron al Estadio Nacional, con tan buena suerte que logró reclutar a la presidenta Laura Chinchilla hasta la gramilla.

Luego de 50 minutos de vallenato y cumbia, Vives se despidió para dar paso al último acto de la noche: una coreografía para honrar a Namú, mascota de los Juegos.

  • Comparta este artículo
Deportes

A ritmo colombiano, atletas del Istmo dijeron adiós

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota