Deportes

Opinión: Nos mojamos los pies en Costa Rica

Actualizado el 14 de diciembre de 2015 a las 12:00 am

Deportes

Opinión: Nos mojamos los pies en Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Por primera vez se corrió un Grand Prix en territorio nacional y el hombre más rápido fue Gabriel Marín, un ciclista del equipo Nestlé Giant que este lunes debutará en la Vuelta a Costa Rica. | JORGE ARCE

Tradición y proyección: los grandes pilares por los que se rige la máxima carrera del calendario nacional de un país y eso es justamente la Vuelta Internacional a Costa Rica.

Mantener por más de medio siglo la plataforma de un deporte que cuesta tanto y recibe a veces tan poco reconocimiento no es tarea fácil, mas bien es una misión titánica.

Pero de estas fila de los equipos nacionales que ahora participan, incentivadas con medir fuerza entre sí y ante equipos de nivel continental como el de San Luis Somos Todos (Argentina) y selecciones nacionales como la de Venezuela, que trae en sus filas a corredores de cartel internacional como Carlos Galvis y Yonder Godoy, es ahí donde se escriben las mejores historias.

De la mano de nuestra primera visita a Costa Rica y a su Vuelta 2.2 UCI America Tour, pudimos acompañar en su primer despunte de estreno en esta carrera a un joven de 21 años que como muchos, solo espera la primera rendija por donde posicionar su nombre en boca de la afición.

(Video) Goga y Fanny analizan el Grand Prix y el arranque de la Vuelta a Costa Rica (Fanny Tayver)

Gabriel Marín (Nestlé Giant Courtyard Marriot) remató el breve circuito con el que se abrió la acción de la Vuelta de manera protocolaria y extraoficial, con un Grand Prix.

Ante una entusiasta afición que se dio cita en el Parque Próspero Fernández de Alajuela, también por primera vez el comité de la Vuelta realizó un acto formal de apertura con la presentación de los 17 equipos inscritos junto a las banderas e himnos de las naciones que están representadas en la competencia.

Darle lugar a las nóminas y a sus directores deportivos no solo los pone en un adecuado lugar de respeto, sino que a los patrocinadores se les reconoce el apoyo que por años muchos han dejado en el ciclismo.

Aunque la acción oficial cuenta hasta el arranque de la etapa 1 de 196 kilómetros entre Alajuela y Liberia, pactada para este lunes, el contingente de esta Vuelta salió a cumplir con cinco vueltas a un circuito de cuatro kilómetros de manera controlada, siendo el último giro el lanzado para premiar al mejor embalador de este abrebocas.

Puede ser que no cuente de manera oficiosa, pero Gabriel Marín, del equipo Nestlé Giant Courtyard Marriot, embaló con tal contundencia que dejó en segundo lugar a un experimentado sprinter como lo es Mauro Richeze (San Luis Somos Todos), de la afamada dinastía argentina de embaladores.

Gabriel sabe que el duelo en etapa oficial será feroz, pero si encontró el espacio y el timing adecuado este domingo, lo puede volver a intentar con más confianza. “Cada vez que pueda levantar los brazos es importante, este domingo lo hice con ganas de darle una alegría a mi madre que pasó por un duro problema de salud”, dijo al final el espigado corredor.

Tanto él como yo nos estrenamos en la Vuelta a Costa Rica... y ya los dos somos ganadores.

Vienen 11 etapas en las que puede pasar cualquier cosa. Veremos ciclismo del bueno y habrá un gran espectáculo, eso está más que garantizado.

  • Comparta este artículo
Deportes

Opinión: Nos mojamos los pies en Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota