Chris Froome es el favorito para ganar el Tour de Francia

El año pasado tuvo que ayudar a su capo, Bradley Wiggins, quien ahora no estará por lesión.

Últimas noticias

Chris Froome posó el18 de junio en Niza, Francia, donde se prepara para el Tour de Francia.
Chris Froome posó el18 de junio en Niza, Francia, donde se prepara para el Tour de Francia. (Arcvivo) ampliar

París

Chris Froome tiene a su alcance la oportunidad de demostrar en las próximas tres semanas lo que algunos comentaron en 2012, que pudo haber ganado el Tour de Francia el año pasado si no hubiese tenido que ceder la punta al líder de su equipo, Bradley Wiggins.

Ahora que Wiggins se pierde el Tour por una lesión, Froome –el ciclista británico nacido en Kenia– es el favorito para una ronda que este año cuenta con una ruta más montañosa, que se presta para sus habilidades como escalador.

La edición número 100 del Tour arranca el sábado en la isla Córcega, en el Mediterráneo. Será la primera vez que la máxima competencia del ciclismo parta de la tierra donde nació Napoleón.

También se cierne la sombra de Lance Armstrong.

Este es el primer Tour desde que lo despojaron sus siete títulos cuando finalmente reconoció haberse dopado tras años de desmentidos, después que la Agencia Antidoaje de Estados Unidos divulgó un detallado informe.

Aunque Armstrong no tendrá ningún tipo de papel en la carrera de este año, la prensa y la afición estarán pendientes del uso de estimulantes en el pelotón.

Ese pelotón de 198 corredores cubrirá 3.479 kilómetros  (2.162 millas) a lo largo de tres semanas, con 21 etapas y dos días de descanso.

Entre los pedalistas que tomarán parte de esta prestigiosa competencia está el de Costa Rica, Andrey Amador.

La novedad será en el último día, el 21 de julio en los Campos Elíseos de París, ya que el tramo será en horario nocturno.

La carrera abarcará tres días en la sinuosa y montañosa ruta de Córcega y luego procederá con el recorrido por Francia a lo largo de la costa del Mediterráneo, el ascenso a los Pirineos, luego a Bretaña y la famosa citadela en la isla de Mont-Saint-Michel.

La parte final tomará dirección por el sureste, pasando por los Alpes, rumbo a la meta en la capital.

Mucho antes que supieran que Wiggins no iba a competir, los organizadores ya habían restado protagonismo a las etapas cronometradas, en las que el campeón del año pasado es un especialista.

No habrá una contrarreloj en el día inicial. La contrarreloj por equipos reaparece en el Tour en la cuarta etapa.

Hay dos cronometradas individuales en la etapa 11  (33 km, 20.5 millas) y la 17  (32 km; 19.8 millas) están en el programa, pero la última será tres días antes de las jornadas en los Alpes, las cuales tendrán más impacto en el desenlace del Tour.

Froome, de 28 años y líder del equipo Sky, compite en su tercer Tour. Su sensacional comienzo de temporada, en el que ganó cuatro de las cinco carreras en las que participó, y su segundo lugar detrás de su compatriota el año pasado, lo tienen en la vanguardia de los candidatos.

El año pasado, Froome aceptó su condición de escudero de Wiggins. Pero Froome le inyectó drama la competencia, dando alas a una rivalidad tras superar reiteradamente a Wiggins en las montañas. Tanto así que en un momento gesticuló al líder de Sky para que no se rezagara.

En su momento, Wiggins admitió que Froome tenía "talento", pero que no conocía la presión de ser el favorito.

Ahora es el turno de Froome y hasta ahora ha sabido responder a la presión: victorias en el Tour de Omán, la Criterium, el Tour de Romandie y la Criterium du Dauphine este año. ¿Su única derrota? Un segundo lugar en la Tirreno-Adriático.

Alberto Contador, dos veces ganador del Tour, asoma como el principal rival de Froome. La trayectoria del español fue empañada en 2010 cuando salió positivo por consumo de la sustancia clembuterol en el Tour. Recibió una sanción que lo dejó fuera de la edición del año pasado. Aún no ha logrado reinstaurar el temor y admiración que generaba con sus implacables ataque en la alta montaña.

El estadounidense Tejay Van Garderen, escudero del australiano Cadel Evans en el equipo BMB, se perfila dentro de la nueva camada. El corredor de 24 años fue el campeón juvenil en la pasada edición.

La interrogante se centra en si Evans, campeón del Tour 2011 y ahora con 36 años, podrá continuaren la pelea y así mantener a Van Garderen a un papel secundario. Caso contrario, el equipo le dará luz verde.

Froome, Contador y Van Garderen son señalados como aspirantes al título general debido a sus condiciones para sacar buenos resultados en ascensos y en contrarreloj. Otros nombres que suena son los de Evans, el belga Jurgen Van Den Broeck  (dos veces cuarto) , el canadiense Ryder Hesjedal  (quien debió abandonar el año pasado por una caída) y el español Joaquim Purito Rodríguez.

La ruta se puede describir como la más montañosa en tiempos recientes.

La etapa 15, el 14 de julio, en el Día de La Bastilla, tendrá una llegada a la meta con un ascenso al durísimo Mont Ventoux en Provence. La etapa reina de este año se disputará cuatro días después, en la 18, con dos subidas al mítico Alpe-d’Huez.

Froome dijo que quienes planificaron la ruta de este año “son casi unos sádicos" con el tramo de la etapa en el Alpe d’Huez.

Pero antes de eso, los favoritos deberán salir bien librados de los Pirineos, incluyendo un ascenso en la estación de esquí de Ax-3-Domaines en la octava etapa, y por supuesto cuidarse de las caídas que suelen darse en los tramos de recorrido llano.

En cuanto a los sprinters, los participantes de este año incluyen a los mejores de los últimos años, encabezados por el británico Mark Cavendish. Considerado el mejor velocista de su generación, Cavendish suma 23 victorias de etapa en el Tour, cuarto en la lista histórica.

Pese a que el ciclismo trata de dejar atrás el legado del dopaje de la saga Armstrong, la plaga persiste.

En mayo, el Giro de Italia fue remecido por tres casos de dopaje. Danilo di Luca, campeón de esa carrera en 2007, dio positivo por la hormona EPO  (la sustancia favorita de los corredores).

Otro italiano, Mauro Santambrogio, quien ganó una etapa, igualmente dio positivo por EPO. Y el francés Sylvain Georges arrojó positivo por el estimulante heptaminol.

Froome dijo que las revelaciones de Armstrong "golpearon fuerte" tanto a la afición como a los corredores, al quedar todos en el mismo saco, con todo y que el deporte está ahora a la vanguardia en los controles antidopaje.

"Estoy confiado con las pruebas que se realizan", dijo Froome. "Ahora nos toca aprovechar esto como la oportunidad para demostrar que el deporte ha cambiado y este es un ciclismo completamente distinto a esa era (la de Armstrong)".

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Chris Froome es el favorito para ganar el Tour de Francia