Deportes

Ciclista ganó etapa en el Giro de Italia

Amador llena de gloria al deporte costarricense

Actualizado el 20 de mayo de 2012 a las 12:00 am

El rutero tico se impuso en jornada de montaña, gracias a un emocionante cierre

Esta inédita proeza marca un hito en el ciclismo nacional y centroamericano

Deportes

Amador llena de gloria al deporte costarricense

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Amador supera con  el último aliento  al checo Jan Barta. El tico resistió en una fuga de más de 140 kilómetros y demostró habilidad en ascensos, descensos y el sprint. | AP
ampliar
Amador supera con el último aliento al checo Jan Barta. El tico resistió en una fuga de más de 140 kilómetros y demostró habilidad en ascensos, descensos y el sprint. | AP

Andrey Amador cabalgó en lomos de bicicleta por las más altas cumbres italianas, hasta llegar al olimpo del deporte costarricense y centroamericano.

El rutero tico coronó ayer una de esas hazañas que parecen reservadas para las grandes potencias: ganó una etapa del Giro de Italia, una de las pruebas sagradas del ciclismo mundial.

Nunca un pedalista de Costa Rica o Centroamérica logró semejante proeza. Tuvo que llegar Amador, profesional desde hace tres temporadas con el Movistar , con mucha hambre de protagonismo, para cincelar su nombre en oro puro.

Ya el jueves dio un enorme aviso, con su tercer lugar en la jornada 12 de la Corsa Rosa. Con solo ese podio parecía suficiente para darse por satisfecho en esta edición del Giro. Pero el propio Andrey lo anunció ese día: estaba para más, y no iba a darse por pagado hasta alcanzar la consagración con el triunfo de etapa.

Y no fue en cualquier jornada: se llenó de gloria en el primer día de montaña, una extenuante paliza de 206 km entre Cherasco y Cervinia. Un auténtico monumento a la orografía, en medio de los Alpes y con dos premios de montaña de primera categoría.

A la victoria. Amador fue protagonista desde el kilómetro 66, cuando saltó del lote acompañado por otros siete aventureros.

El checo Jan Barta se escapó en solitario más adelante, pero Amador soltó frenos en el descenso y le dio cacería. A 30 kilómetros del final, el italiano Alessandro de Marchi se les unió para completar el trío que pelearía por la etapa.

Con la jauría del lote principal pisándoles los talones, los tres fugados midieron fuerzas en un último kilómetro de vértigo y emoción, como terminan casi todas las jornadas en el ciclismo profesional.

Amador le llevó el pulso a sus dos rivales y en el momento preciso salió en busca de la bandera de cuadros. Pasó la meta de primero y las fuerzas casi no le dieron ni para celebrar, lo normal en un sprint en ascenso. No hacía falta. Con su esfuerzo, llenó de gloria a todo un país al otro lado del Atlántico.

En la general, Amador subió hasta la posición 55. Es una casilla muy honrosa para una prueba en la que participan 200 de los mejores ciclistas del orbe, aunque la ubicación del tico en la tabla es simplemente anecdótica, a la par de la proeza de ganar una etapa.

PUBLICIDAD

Hay ciclistas profesionales que no consiguen un triunfo así en décadas de carrera. Andrey, de 25 años, ya figura en un olimpo reservado solo para los mejores.

Esta es una página histórica, comparable solo con las hazañas de las hermanas Poll y Nery Brenes. La imagen del pedalista tico cruzando la línea, cobijado por los Alpes, se hará eterna: desde ese momento, el nombre de Andrey Amador quedó para siempre en el santoral del deporte costarricense.

  • Comparta este artículo
Deportes

Amador llena de gloria al deporte costarricense

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota